logo


Las organizaciones de la economía social y solidaria reunidas el pasado 24 de Noviembre y demás organizaciones, quienes suscribimos el presente pronunciamiento, considerando:

2014-04-03-10-17-48 Que el Gobierno Nacional y la insurgencia de las FARC –EP- han firmado un nuevo Acuerdo para poner fin al conflicto armado y construir una paz estable y duradera, expresamos nuestro respaldo ciudadano al nuevo Acuerdo de Paz, refrendado por las partes. Nos alberga el legítimo derecho que tiene el pueblo colombiano de vivir en paz, de resolver pacíficamente sus conflictos y respetar el sagrado derecho a la vida. Invitamos al Congreso de la República a que inicie prontamente la implementación del Acuerdo. Igualmente, para que la paz sea completa, es necesario iniciar ya las negociaciones con el ELN, no mas dilaciones.

 

El Acuerdo de Paz representa una oportunidad para toda la sociedad colombiana, para nuestras familias agricultoras, campesinas, indigenas, afrodescendientes abandonadas a la violencia y la pobreza; para las miles de víctimas que verán restablecidos sus derechos y sus tierras; para todos los ciudadanos y ciudadanas que tendremos una mayor participación en la definición de nuestro futuro, para el desarme de las guerrillas y de los grupos armados ilegales que atemorizan y asesinan pobladores. Somos conscientes que construir paz después de tantas décadas de violencia, no será fácil, la paz requiere el perdón y la reconciliación de todos los colombianos. A las organizaciones sociales y de la economía social y solidaria las invitamos a contribuir en la pedagogía e implementación del nuevo Acuerdo, para que entre todos y todas podamos emprender la tarea de construir una sociedad más justa, democrática y respetuosa de la vida.

 

La construcción de paz requiere también de una economía más solidaria. Ella, representa un conjunto de prácticas económicas que fundamentadas en valores éticos, como la solidaridad, cooperación y ayuda mutua realizamos personas, organizaciones y Estado. Por tanto, es necesario hacer los ajustes normativos, institucionales y sociales que den cumplimiento al mandato constitucional del estado de “proteger y promover las formas asociativas y solidarias de propiedad”, (Artículo 58 C.N). Por ello, desde la autonomía de nuestras organizaciones respaldamos la iniciativa del Ministerio del Trabajo de constituir las Mesas de la Economía Social y Solidaria, como espacios de diálogo para la definición de las políticas públicas hacia este sector. Solicitamos la más amplia participación ciudadana en la definición normativa, institucional y del estratégico Plan Decenal para la economía social y solidaria que deberá implementarse en cumplimiento de los acuerdos de paz.

 

De otra parte, expresamos el total rechazo a los asesinatos y atentados de que han sido víctimas campesinos y lideres comunitarios en varias regiones del país. Los líderes y liderezas son un valioso tesoro de la sociedad, ellos representan un acumulado de experiencia y formación en el trabajo comunitario, contribuyen a los propósitos colectivos, son el motor de la solidaridad y la cooperación. Demandamos del Gobierno Nacional acciones inmediatas que den garantías a las comunidades, sus organizaciones y la sanción ejemplarizante a quienes persisten en estos actos de violencia. El principal logro de la paz es precisamente garantizar la vida y honra de las personas.

 

Igualmente, expresamos nuestra preocupación por el actual proyecto de reforma tributaria que busca ampliar los impuestos indirectos afectando los sectores populares y manteniendo las exoneraciones y beneficios al gran capital. Al tiempo, bajo el supuesto de la lucha contra la corrupción y la evasión, propone una reforma al régimen tributario especial afectando las organizaciones sin ánimo de lucro. La reforma tributaria desestimula el ejercicio de la solidaridad y dificulta la asociatividad solidaria, gravando como si fueran entidades lucrativas generadoras de renta las organizaciones sociales y solidarias, lo que va en contrasentido del acuerdo de paz que establece fomentar y fortalecer la asociatividad solidaria de la ciudadanía.

 

La corrupción, como un acto que busca el lucro personal por encima del interés colectivo, ha permeado diversos estamentos de la sociedad. Por ello, las organizaciones sin fines de lucro, nos comprometemos en la lucha a fondo contra la corrupción, tanto en lo público como internamente. Afianzar valores y principios, defender el “sin ánimo de lucro” como valor diferenciador y rechazar el que se nos trate como entidades lucrativas generadoras de renta, pues distorsiona nuestra razón de ser y el sentido de nuestras acciones, son tareas del momento.

 

El fomento, fortalecimiento y protección de la economía social y solidaria no será posible si las personas y organizaciones que la promovemos seguimos dispersos y divididos. Llegó la hora de la unidad en medio de la diversidad, de aunar esfuerzos en la construcción de una Colombia más justa, democrática y respetuosa de la naturaleza. Invitamos a fortalecer las organizaciones gremiales, las redes de integración y espacios de articulación. Es necesario dialogar más con todos los movimientos ciudadanos que buscan la paz y una economía más solidaria; con los empresarios, jóvenes, mujeres, ambientalistas, cooperativistas, mutualistas, comunales, indigenas, comunitarios, agrarios, ongs, sindicatos, etc. porque entre todos y todas es posible construir un modelo de desarrollo humanista para la paz. Desde ya invitamos al Seminario Nacional “Economías para la Paz” que realizaremos en el mes de febrero de 2017 como un espacio de reflexión y unidad de la economía social y solidaria.

 

Respaldan las siguientes organizaciones:  Corporación de Investigación y Acción social y económica –CIASE-  Federación de Asociaciones Mutuales y Solidarias de Bogotá y la Región Centra -FECEMU-  Corporación para la innovación de la democracia y la economía solidaria –CONIDEAS-  Cooperativa de jubilados de Ecopetrol –COOPTOL-  Federación de organizaciones solidarias del Casanare –FEDESCASANARE-  Confederación Latinoamerica de Cooperativas y Mutuales de Trabajadores –COLACOT-  Federación Colombiana de Medios Comunitarios –SIPAZ-.  Confederación Nacional de Acción Comunal –CONFECOMUNAL-  Federación Acción Campesina Colombiana -ACC, filial de la CGT de Colombia  CONFECOOP ANTIOQUIA  Fondo de Trabajadores del INES DE COLOMBIA –FONTRAINES-  Asociación de Mutuo Auxilio AUXILIO CRISTOBAL COLON.  Fundación para el Desarrollo de el Cairo – FUNDECAIRO-  Transilvania club ONG  Corporación –CORFAS-  Asociación Mutual de Integración Familiar –AMIFA-  Corporación para el desarrollo social y comunitario –CORVISOL-  Fundación para el Desarrollo y Fomento del Cooperativismo y demás organizaciones solidarias – FUNDECOOP-  Asociación Nal. de Entidades de apoyo a la Micro Pequeña Empresa y otras formas Asociativas – APOYAR-.  Instituto de Economía social y cooperativismo –INDESCO- UCC-  Fundación Agroecologica Caosmosis -Tambo Cauca-  Universidad Biblica de las Americas-Puerto Rico  Red agroturismo región SUMAPAZ  Instituto Auxiliar del Cooperativismo Corporación Social Idear -CORPOIDEAR-  Fundación Hambrunas y Gorditos  FUNDACIÓN TIGUA NI -Miranda Cauca-  Fundación Colombia Digna –FUNCOLDIG-  Fundación YaKuy  Corporación COOPERACION  Corporación BALANKY  Proyecto Trueke, REDESOL ANTIOQUIA  La Cooperativa Multiactiva de Hogares de Bienestar –COOHOBIENESTAR  Corporación RED UNICOSOL  ASFRUTICOL  Confederación Nal. de federaciones y ligas de asociaciones de padres de familia – COFENALPADRES-  Mesa Cooperativa y solidaria –MESACOOPS- Barrancabermeja.

 

Dado en Bogotá, 1 del mes de diciembre del 2016

Deja una respuesta