EMPRESAS

Cuidado: Crédito fácil

Cooperativas de ahorro y crédito exigen al Gobierno mayor control sobre empresas que ofrecen créditos sin el cumplimiento de los requisitos de creación y operación y que mutan a través de diferentes modelos empresariales.

oscar-ospino-coofinepEn alto riesgo al que se exponen las personas que adquieren créditos de empresas que se anuncian como prestadoras de créditos fáciles y cuyo origen es dudoso, prendió las alarmas del sector cooperaitvo de ahorro y crédito.

Es así que el comité de ahorro y crédito de Confecoop Antioquia prendió las alarmas ante los continuos casos registrados en todo el país y pidió a los usuarios abstenerse de adquirir estos créditos y posiblemente ser estafados.

El llamado señala que el nicho de mercado apetecido por estas empresas suele ser “personas con dificultades en los hábitos de pago o que consideran no ser sujetas de créditos, jubilados y pensionados, incluso miembros de las fuerzas militares”.

La modalidad de descuento por nómina es la más utilizada, lo que representa convenios entre las empresas pagadoras y los emisores del crédito, sin embargo, la documentación y garantías para los mismos no siempre cumplen los requisitos legales para dichas transacciones.

En algunas oportunidades el volumen de los capitales otorgados deja ver grupos de inversionistas con algún músculo financiero, lo que no es normal en medio de un mercado aparentemente regulado. Esto podría interpretarse como un posible lavado de activos en muchos casos.

Oscar Ospina Piña, gerente de Coofinep y miembros del comité de ahorro y crédito de Confecoop Antioquia explicó a GESTIÓN SOLIDARIA que, a pesar de los llamados hechos a las autoridades y los organismos de regulación como la Superintendencia Financiera y la Superintendencia de la Economía Solidaria, el crecimiento de estas empresas “irregulares” se sigue manteniendo.

“Uno, es el tema del patrimonio de las personas y dos el tema de información de las personas, del ciudadano común y corriente, entonces qué pasa, desde hace unos años se han venido proliferando en el mercado entidades mal llamadas cooperativas generadoras de crédito, bajo el argumento de que es muy fácil que usted pueda hacer la operación con ellos y por eso han atraído un público cada vez más creciente de deudores y de inversores, apoyado en esta figura”, dijo.

El ejecutivo explicó que cuando se dan las operaciones en un comienzo todo parece muy favorable para las partes, pero a medida que pasa el tiempo lo que han resultado son dos cosas. Uno, al inversionista se le pierde la plata, porque los papeles que estas entidades generan como soporte de la inversión no son garantías adecuadas y a los deudores se les enreda el tema comercial, porque estas entidades, una vez un deudor cae en esas entidades salir de allá es muy complicado, adicionalmente los costos del servicio son onerosos para quien adquiere el crédito.

“La figura de las empresas de crédito fácil son figuras que generan muchas dudas en su gremio porque nadie conoce el movimiento interno de ellos, en sus dueños, porque nadie sabe quiénes lo son” dijo Ospina Piña.

Para investigar

Es posible que en muchos casos se esté configurando un lavado de activos pues la idoneidad y transparencia de las operaciones queda en entre dicho. “Ahí pueden entrar dineros de toda índole y así sucesivamente, esa es la inquietud y por eso el sector a través de Confecoop vio pertinente advertirle a la comunidad y a la sociedad en general que los riesgos que se pueden estar asumiendo cuando se entran a operar con ese tipo de entidades” dijo Oscar Ospina Piña.

El fenómeno es nacional, que ha ido creciendo ante la indiferencia del Gobierno, de ahí el llamado de atención que le hacemos al Gobierno para que a través de sus estamentos entren a revisar cómo se pueden controlar. Mientras tanto a las cooperativas de ahorro y crédito y Financieras son obligadas a tener unos sistemas de prevención de lavado de activos” y aquí de manera abierta y descarada se ve una operación poco normal. Hay inquietudes, vea el caso reciente de Estraval, eso se quebró ya estaba perdido, las instituciones del Gobierno encargadas de controlar este tipo de entidades ya tenían la evidencia que habían inestabilidades, que las cuentas no eran claras, pero el mercado no sabía nada y como no están obligadas a reportar el mercado siguió operando; ¿hasta cuándo?, hasta cuando vino la debacle y hay un número importante de personas, inversionistas que tienen enredada su plata y unos deudores que no se saben cómo quedarán”, dijo.

Los responsables

El principal responsable es el gobierno que ha permitido la aparición y crecimiento de este tipo de empresas, mientras, una cooperativa seria debe cumplir, especialmente las de ahorro y crédito, con una serie de requisitos que son innegociables tal como lo exige la norma, “por ejemplo en posesión de sus directivos; quiénes son, si están haciendo operaciones de captación deben tener el seguro de depósitos del sistema cooperativo que es el de Fogacoop, para nombrar dos cosas no más, con todas esas irregularidades uno dice: ¿Quién controla y de qué manera se controlan esas entidades?.

En el caso de Estraval el incumplimiento financiero llegó a los 500 mil millones de pesos. En esta empresa incluso se dio la partición de inversionistas españoles y a pesar de las múltiples alarmas se permitió que siguiera la operación. Ese es un solo caso, lo que advierte que el tema del crédito fácil es de miles de millones de pesos.

Según Ospina Piña, las leyes en Colombia sobre el tema de captaciones, de transparencia en las operaciones, son más que suficientes, uno entendería que aquí le ha faltado es como musculo al gobierno o al Estado a través de sus entes de control y vigilancia para entrar a intervenir este mercado, porque esa proliferación que hay es algo que se sale de los normal.

“Desde 1998 que entra la Ley 454 a Colombia y hace unas prescripciones sobre el manejo financiero de las cooperativas de ahorro y crédito, a la fecha se habrán creado una o dos cooperativas de ahorro y crédito, pero cuando uno mira estas entidades, cuántas hay en el mercado y cómo crecen de manera exponencial. Entonces cuál es el problema o qué tienen de preferente esas entidades para que se generen de manera incontrolable en el mercado y pasen sin control, si cabe el termino, que no hay poder humano que se controle; entonces no es un tema de leyes, es un tema de control, porque las normas están”, dijo.

Por último, el gerente de Coofinep invitó a la comunidad a tener cuidado con ese tipo de entidades, porque como se dice: de eso tan bueno no dan tanto. A los inversionistas que no solo valoren el tema de la rentabilidad, sino que valoren el riesgo que están asumiendo cuando hacen este tipo de operaciones y a los tomadores de créditos que se informen más antes de comprometer el patrimonio y la tranquilidad emocional si se quiere y meternos en este tipo de operaciones, concluyó.

Oscar Ospina Piña, gerente de Coofinep advirtió que las personas que acceden a este tipo de créditos se les somete a condiciones como el cobro de servicios adicionales y las tasas de interés más altas.

El posible que en muchos casos se esté configurando un lavado de activos pues la idoneidad y transparencia de las operaciones queda en entre dicho.

<FOTO LEAD2> La modalidad de descuento por nómina es la más utilizada, lo que representa convenios entre las empresas pagadoras y los emisores del crédito, sin embargo, la documentación y garantías para los mismos no siempre cumplen los requisitos legales para dichas transacciones.

Follow Me:

Related Posts