AL DÍA BOLSILLO EMPRESAS

Una oportunidad en medio del confinamiento

De cada cien empresas que se constituyen en Colombia la mitad mueren el primer año, otro 30 por ciento no llegan al tercer o cuarto año. Pero ante las medidas de confinamiento las métricas quedaron por el piso y muchos se han quedado congelados por el temor. Esta situación implica un análisis a conciencia de las empresa y sus nuevas condiciones.

Mientras muchos pensaban, hace unos días en la incubación o acelerar su proyecto, las nuevas circunstancias llevan a los emprendedores y empresarios a realizar un análisis exhaustivo de su situación, a partir de ahí buscar los elementos necesarios para la supervivencia, señaló Antonio Salcedo Arellano, gerente de la Incubadora Empresarial Gestando.

El emprendimiento que ha tomado mucha fuerza en el país, se ve como un solución a los problemas económicos y a la baja oferta de puestos de trabajo, todo esto se potenciará durante estos días. Las universidades, que desde hace algún tiempo incentivan la creación de nuevas empresas, han iniciado programas para acompañar a sus alumnos, pero en otros casos estos nuevos emprendedores no cuentan con un respaldo adecuado, que les permita de manera técnica y realista ver las variables necesarias para asumir el reto.

Ante las nuevas condiciones que restringirán la economía durante los próximos meses, el trabajo se multiplicará y atrás deberán quedar las excusas. Es el momento de reinventar o re enfocar el negocio.

“Son válidas la corporaciones y las fundaciones de las mismas cooperativas con las cuales se busca incentivar el desarrollo empresarial, pero falta un mayor compro- miso por parte de la dirigencia, para que esta asuma el rol de apoyar alternativas de negocios, no es solo la colocación de créditos”, dijo Antonio Salcedo Arellano, gerente de la Incubadora Empresarial Gestando.

El primer freno

“Yo diría que la primera dificultad a la que se enfrenta un emprendedor es la idea. No hay negocios innovadores. Esos son los que queremos. Estamos en un mundo competitivo, donde nos enfrentamos a diversidad de ofertas, claro ahora muchos negocios están restringidos. Por ejemplo los restaurantes y algunos comercios han recurrido al domicilios para mantener cierto flujo de caja.

Desde la incubadora estamos apostándole a esos negocios y a quienes requieren nuestro acompañamiento, juntos vamos a encontrar alternativas para responder a las nuevas circunstancias Entre todos encontraremos soluciones y por eso tenemos las puertas abiertas, ahora a través de estos canales virtuales”, dijo Salcedo Arellano.

El emprendedor, en épocas normales, diseña negocios sin considerar si esa idea tiene futuro, por ello muchos desfallecen en el camino. No cuenta con el apoyo financiero o el comercial y esto lleva a que muchas iniciativas se queden en el camino, señala el experto al enumerar las principales razones del fracaso empresarial, sin importar su etapa.

“Estamos seguros que en medio de las nuevas circunstancias aparecerán nuevas iniciativas, otras deberán ser recuperadas y muchos negocios re enfocados bajo esquemas de atención al público de manera virtual, a domicilio o con nuevas presentaciones de sus productos para responder a necesidades mucho más básicas, dijo Salcedo Arellano.

El primer paso tiene que darse con la descripción del negocio. El emprendedor debe plasmar su idea de manera muy clara. Con un documento simple, donde señale cuál es su modelo de negocio y cómo se generarán los recursos a través de su operación comercial. Eso da los indicios de sí el negocio podrá sostenerse en el mercado. Hoy, en la incubadoras el tema se concentra en la aceleración empresarial. Muchas empresas han sobrevivido a las primeras etapas del mercado, pero no han alcanzado un nivel óptimo. “Debemos recurrir a la aceleración empresarial, que nos lleve a hacer en corto tiempo una recuperación de la empresa y a fijar una ruta que sea más factible para seguir avanzando en esa oportunidad de negocios; es el momento de implementar soluciones técnicas”. dijo.

Cuando las personas buscan consolidar su iniciativa de vida a través de un emprendimiento o una empresa, se concentran en buscar una ruta de sostenibilidad, sin embargo es necesario que se dé un proceso de acompañamiento que permita tener otras visiones para identificar alternativas y amenazas.

El programa de desarrollo empresarial, contemplado incluso dentro de las normas cooperativas, donde se destinan recursos para los diferentes emprendimientos de los asociados, deben ser complementados con programas de incubación y aceleración empresarial.

En los próximos meses veremos muchas empresas que recurrirán al modelo cooperativo como fórmula para capotear la contracción de la economía por el confinamiento. De esta manera se recuperarán miles de empleos. Todo esto implicará una reprogramación en la forma de pensar y actuar de muchos, es una verdadera interiorización de los principios solidarios y de solidaridad, pero también de aprendizaje para quienes quieran recomponer sus empresas desde una visión más humana.

Adicionalmente Salcedo Arellano destacó como Gestan – do a través de diferentes programas internacionales y regionales ha podido identificar fortalezas de los productores agropecuarios, abriendo mercados y generando procesos de sostenibilidad para los mismos. En ese sentido el sector cooperativo y solidario tiene altas probabilidades para enfocar nuevas inversiones y contribuir en el desarrollo de cadenas productivas y de comercialización, irrigando recursos a través de nuevos sistemas de financiación que serán necesarios para los próximos meses.

“El pequeño productor pue – de llegar a ser un gran empresario y esta debe ser una constante en el sector cooperativo, atrás quedará la crisis actual y muchas personas se acordarán de quienes realmente estuvieron con ellos en los momentos más difíciles”, dijo el ejecutivo.

Follow Me:

Related Posts