/* ]]> */
julio 18, 2024
COOPERATIVO Y SOLIDARIO Estilo de vida

No pedimos prestado para que no nos digan NO

La autoexclusión es uno de los principales factores que evita que buena parte de los colombianos se acerquen a una entidad financiera para solicitar un crédito. El temor de ser rechazado por el banco, la financiera o la cooperativa que debe calificar su calidad como deudor, es un factor que pocos se atreven revelar en el momento de ser sondeados para identificar los motivos que los frenan para iniciar los trámites de una nueva solicitud, así lo explicó Paola Andrea Arias Gómez, directora de la Banca de
las Oportunidades.

La funcionaria señaló que la inmediatez del dinero que ofrece los gota a gota, sin tanto papeleo y prácticamente a la mano, podría estar exponiendo a los dueños de unos cuatro millones de negocios en el país, a los usureros, mientras que solo el 17 por ciento de los empresarios, pymes y comerciantes tienen un crédito formal.

En diálogo con Gestión Solidaria la funcionaria advirtió que existe todo un mercado desatendido que espera un cambio en las ofertas que reciben, sectores como el cooperativo y solidario tiene una ventaja natural, pues es mucho más cercano a las comunidades de los barrios, municipios y el campo.  Mercados en los que se podría enfocar y de ahí expandir su base social, agregó.

Malas experiencias

El sector financiero y cooperativo debe evaluar cuál ha sido su imagen durante los últimos años y cómo es percibido por el público. Una mayor publicidad de sus servicios, para atraer nuevos clientes y asociados, debe ir acompañada con una experiencia más amable para quienes a él se acerquen, así se concluye de los análisis realizados por el Gobierno.

“Hay un fenómeno de autoexclusión, en las mismas encuestas del Dane encontramos, cuando le preguntamos a los microempresarios sí solicitan un crédito dicen: no, el 80% de los microempresarios encuestados no solicita créditos. Entonces hay un fenómeno de autoexclusión, que es cuando le preguntamos: ¿por qué no lo necesita o por qué no quiere? y ahí hay que entender qué hay detrás de esas respuestas. -No, no necesita; si es un tema de experiencia; de desconfianza; de que yo siento que me lo van a negar. Entonces prefiero no ir a pedirlo, para que no me digan que no ¿Qué hay detrás de ese fenómeno? Considero que es una tarea que todos, como sector financiero, como Gobierno debemos entender mejor a los colombianos. No solicitan créditos y eso no lo muestran las diferentes encuestas.”

En total de los empresarios registrados en Confecámaras solo el 17% tienen un crédito vigente, lo que demuestra que el 83% de los microempresarios registrados formalmente no acceden a financiación.

Mientras que solo el 36% de la población bancarizada tiene un crédito vigente. Esto pone sobre la mesa que otras formas de financiación como la familia, recursos propios, la casa de empeño u otras formas ganan terreno.

Créditos de bajo valor

Contrario a lo que le gustaría al mercado financiero los emprendedores, dueños de pymes y comerciantes, que conforman el 92 por ciento de la base empresarial nacional, no necesitan créditos de alto monto. Por el contrario, pequeñas cifras que permitan mantener la dinámica del negocio de cada día. En algunos casos se pide prestado por la mañana para pagar por la tarde. Claro agregando el pago de los intereses, lo que encarece algunos productos en la calle.

“Entonces cuando uno mira estas encuestas los microempresarios explican para qué necesitan plata. Nos dicen: para surtir el negocio, para pagarle al proveedor, para
pagarle al señor que lleva diariamente los aguacates a la tienda, al del camión de la cerveza. -Yo no puedo decirle al de los aguacates que venga en 15 días; mientras alguien me estudia los mil papeles, se analiza el crédito, me hace ir a firmar los pagarés y me desembolsa. Yo necesito hoy, porque si no, no vendo. Ahí hay una oportunidad para el
cooperativismo financiero que debe optimizar sus productos.”, dijo.

Monederos a la mano Paola Andrea Arias Gómez explicó que otro elemento fundamental para agilizar los procesos de crédito está en los modelos de pago de bajo valor,
donde los monederos digitales, han ganado relevancia y están solucionando problemas de liquidez en las transacciones cotidianas.

“Todas estas transacciones son a bajo costo, incluso a cero costo; entonces ya no pasa eso de las cuotas de manejo del 4 por 1000 y esto genera unos beneficios importantes, si se compara también con otras opciones, el uso del efectivo es costoso. No tener efectivo es costoso en zonas rurales, por ejemplo: moverse con efectivo puede implicar perder un día de trabajo; pagar la lancha que lo lleve al principal centro urbano, el bus, el burro… bueno todo lo que hay detrás para poder moverse y llegar a un centro urbano donde usted pueda entregar el efectivo, pueda sacar el efectivo. Entonces realmente estos mecanismos digitales y ecosistema de pagos digitales pueden generar unas eficiencias importantes. Todavía hay retos porque el efectivo sigue siendo el rey en Colombia, pero hemos avanzado”, dijo.

“Cuando uno mira las encuestas, la gente, los microempresarios revelan para qué necesitan plata. Pues nos dicen: – yo quiero surtir el negocio, yo no necesito esos créditos grandes. – Ellos necesitan pagarle al proveedor del día”. Paola Andrea Arias Gómez directora BdO.

En medio de un país donde la bancarización ha pasado de un 50% a un 92%, impulsada en buena parte por el temor al contagio de Covid, por el intercambio de billetes, monedas y el confinamiento, todavía queda un ocho por ciento de la población que aún no forma parte de los registros. Mientras tanto, las mediciones
iniciales indican que el gota a gota sigue creciendo y ya se habla de una participación de dos dígitos aunque no se especifica cuánto. El termómetro financiero indica
que de ese 92% bancarizado, solo el 36% de esa población tiene un crédito vigente. Es decir, que un 64 por ciento de la población todavía está flotando, como un océano azul (Kim w. Chan) hacia el cual espera el Gobierno sectores como el cooperativo y la economía popular ponga sus ojos y esfuerzos.

La responsable del programa gubernamental pidió a los dirigentes cooperativos reunidos en la Convención Financiera Cooperativa pasar del análisis a la acción y competir por ese mercado desatendido.

 

Related Posts