/* ]]> */
julio 18, 2024
EDITORIAL EN RED OPINIÓN

Es importante aterrizar la propuesta cooperativa y solidaria

La discusión sobre la importancia del modelo cooperativo sobra. Quienes conocen las empresas y el sector están más que convencidos de su relevancia. Incluso mundialmente sus cifras son indiscutibles. 

Dicho lo anterior la propuesta de este sector frente a los nuevos funcionarios que tendrán la responsabilidad de implementar y ejecutar las políticas de emprendimiento, fomento y económicas sigue siendo un poco gaseosa. 

En muchos casos la discusión sobre la relevancia del cooperativismo, los fondos de empleados y el mutualismo, se quedan en una redundancia filosófica sobre las bondades del modelo asociativo. No llegan a una oferta directa para los tecnócratas que exigen indicadores claros para su medición. Oferta que sumaría miles de seguidores para este tipo de empresas.  

Se nos ocurren algunas preguntas. De las que estamos seguros que alguien tiene la respuesta. Pero que deberían ser discusiones públicas o compromisos del mismo sector en un documento.

  • ¿Cuántos puntos de empleo podría generar el cooperativismo y la economía solidaria?
  • ¿Cuántas empresas se podrían crear bajo el modelo solidario en un año? ¿En qué sectores? 
  • ¿En pymes y cadenas productivas cuáles son los objetivos
  • ¿Cuánto vale crear este plan? ¿La producción agrícola se podría incrementar en cuántos puntos a través del modelo cooperativo? 
  • En sectores como la logística y la comercialización. ¿Cuáles son las metas?   
  • ¿En qué otros sectores se podría generar una inversión directa del cooperativismo y las empresas solidarias? 
  • ¿Cuál es el sector donde la presencia cooperativa sería relevante, definitiva?
  • ¿Cuál es el plan de educación nacional para la masificación del modelo cooperativo? 
  • Cuánto vale eso, qué se necesita, cuáles serían los pasos? 

¿Muchas preguntas, verdad?

Esa propuesta debe ser un documento público. Es lógico que la planeación estratégica forme parte de cada empresa, pero la sumatoria de esos planes podría motivar a una inversión estatal en el modelo y una consolidación del mismo como un competidor en igualdad de condiciones en sectores estratégicos. 

Muchas de las cifras existen, pero es precisamente ahí donde falta un centro de pensamiento cooperativo y solidario, que permita identificar como un plan estratégico las propuestas aterrizadas, con cifras, tiempos y metas, desde el sector hacia el Gobierno. 

 

Related Posts