/* ]]> */
julio 23, 2024
EMPRESAS PAÍS

Hablar con los grupos de interés aumenta la percepción de valor de una empresa

Atrás debe quedar la idea de que la empresas deben mostrarse fuertes y perfectas. Reconocer sus errores y debilidades pueden llevarla a generar nuevos canales de comunicación con sus públicos y a corregir esos factores de riesgo.

 

Tapar, ocultar, mostrarse fuerte y lo más perfecto posible, son ideas ideas empresariales que durante años han dominado el mundo corporativo, pero a la mínima falla, un error en esta imagen que se trata de vender al público, puede representar millonarias perdidas. En algunos casos instantáneas debido a un mundo con mayores condiciones en la comunicación.

 

Atrás quedaron las monólogos corporativos, los posteriores canales bidireccionales de atención al público. Ahora con una multicanalidad, que opera en tiempo real, una pérdida en la imagen reputacional puede ser crítica en la continuidad de una empresa. Lo que implica un cambio en las estrategias de comunicación.

Víctor Hugo Malagón, analista en procesos de valorización de empresas , aseguró que para el sector cooperativo que tiene un contacto permanente con sus asociados existe el reto de reeditar y re comunicarle a la sociedad el modelo cooperativo en países como Colombia.

Igual que la reputación de una persona, se puede ver la imagen de una empresa y la percepción que los diferentes públicos logran sobre la misma. Pero adicionalmente la apreciación de valor está determinada ahora en buena parte por esa imagen pública.

 

Víctor Hugo Malagón, abogado de la Universidad del Rosario sostuvo que existen claras evidencias que muestran como el valor de una empresa está regulada por su imagen pública.

 

El experto señaló es evidente el ejemplo de 49 entidades analizadas durante un período de diez años en el Global Reporting Initiative (Gri), donde se demostró que existe una correlación entre los impactos reputacional y el valor de las acciones de mercado. Ese dato que era más referencial, lo que buscaba era evidenciar que las empresas que han pasado por una dificultad en su imagen pública han tenido un impacto cierto en el valor de sus acciones de medio y largo plazo.

 

En un escenario con mayores canales para que los diferentes públicos interactúen la reacción a cualquier información exige nuevas condiciones para atender estos requerimientos, mucho más velocidad, capacidad y una mejor tolerancia a la crítica.

 

“Sí ha habido empresas que han sido eficientes en la reacción. Es así como hablo y crítico de los modelos que destruyen valor en momentos de crisis reputacional y comportamiento corporativo, también debo decir que conozco ejemplos y modelos que lo han hecho realmente bien. A veces se trata de ir en contra del sentido tradicional. Ese sentido le dice a las empresas que su estrategia comunicacional es oculten, no muestren debilidad; no muestren el error; incentiva para que se oculte el accidente, para que no se dañe el bono. Eso es lo que tradicionalmente se piensa en el mundo empresarial. Cuando hay organizaciones que comprenden que la reputación corporativa funciona como la reputación personal salen al mercado y a los grupos de interés a contar las cosas ciertas, a tener diálogos sinceros con los grupos de interés, a contar en la cosas que no son menos buenos. Eso genera confianza”, dijo.

 

Ponerle la cara al público

“Siempre. Como sector cooperativo tenemos que evolucionar de un concepto de monólogo a un concepto de diálogo. Es necesario que las empresas citen a los grupos de interés a hablarles y contarles cosas de la empresa. Estar dispuesta a escuchar para saber en qué deben mejorar. Ahí hay unos modelos de reporte que son los modelos Gri, que impactan precisamente en las empresas con los grupos de interés. No para que nos cuenten las cosas que hacen muy bien, porque esas ya las sabemos, no las cosas bonitas. Es para que entre las empresas y los grupos de interés construyamos valor, especialmente sobre las oportunidades” dijo Malagón.

“Como sector cooperativo tenemos que evolucionar de un concepto de monólogo a un concepto de diálogo. Es necesario que las empresas citen a los grupos de interés a hablarles y contarles cosas de la empresa”.

“Para el sector cooperativo que tiene un contacto permanente con sus asociados existe el reto de reeditar y re comunicarle a la sociedad el modelo cooperativo en países como Colombia. Y la muestra de que existe un interés sobre el tema es el espacio que se dio en medio de la Reunión del Consejo de Administración de Cooperativas de las Américas, en los encuentros temáticos realizada en Pereira. eso es ya una muestra de que nos interesa el tema y de que inevitablemente vamos hacia la generación de valor por vía de intangibles”, dijo.

Para lograr un mejor posicionamiento público el sector cooperativo debe ir mucho más en línea con los grandes retos del mundo y su capacidad de adaptación, en línea con la reflexión de cuál es su ventaja competitiva, en línea de la búsqueda de cuál debe ser su océano azul, esa debe ser no solo una exigencia del sector cooperativo, es una exigencia de todos los sectores y el sector cooperativo  no se puede quedar atrás, recomendó el analista.

 

La herramienta de la comunicación

Víctor Hugo Malagón afirmó que la comunicación tiene que ser entendida no como la dimensión de mensajes. A veces en comunicación hablamos como un emisor, un receptor y un canal, no es simplemente emitir mensajes, es tener relaciones humanas con sus grupos de interés, para mi comunicación es poner en común en una relación humana, donde además se crea valor. Y a eso le vamos a dar una transformación real en la comprensión de comunicación en un sector como el nuestro.

 

Por último el abogado cuestionó las teorías que sostienen que la visibilidad positiva se logra en definitiva como el registro de la actividad de la empresa en los medios masivos de comunicación. “No puede ser entendida como un objetivo. Es el resultado, de lo que yo he dicho aquí, es la consignación en la cuenta de la confianza , entonces usted consigna en la cuenta de la confianza a través de sus relaciones y no puede pretender que su objetivo sea aparecer en medios, si no que el resultado es necesariamente una mejor visibilidad en medios, no solamente en medios o no tradicionales, sino en la percepción y en la lectura de sus grupos de interés”, concluyó.

 

Para lograr un mejor posicionamiento público el sector cooperativo debe ir mucho más en línea con los grandes retos del mundo y su capacidad de adaptación, en línea con la reflexión de cuál es su ventaja competitiva…

 

 

 

Related Posts