/* ]]> */
julio 18, 2024
MUNDO

Sector Solidario propone un pacto de las economías para la vida

Con motivo de la realización de la Conferencia sobre Diversidad Biológica -COP16-, que se realizará en Colombia, Santiago de Cali, del 21 de octubre al 1 de noviembre, diversas organizaciones cooperativas, solidarias, comunitarias de la ciudad y otras regiones, han propuesto un Pacto Social de las hoy llamadas Economías para la Vida.

Por: Harrison Martínez Collazos
Organizador del Pacto

Y no es para menos, la crisis ambiental expresada en el cambio climático, la contaminación y la destrucción de la biodiversidad, es cada vez más grave. Según las agencias internacionales el 2023 fue el año más caluroso de la historia, nos acercamos peligrosamente al límite donde será imposible detener el incremento de la temperatura.

Todos los días contaminamos el planeta, el usar y desechar produce millones de toneladas de
contaminantes. Por ejemplo; en las dos últimas décadas hemos producido el doble de plástico que antes producíamos en casi un siglo. Cada año, generamos más de 200 millones de toneladas de desechos plásticos, el equivalente a 523 Billones de pitillos que podrían darle la vuelta al mundo 2,8 millones de veces.

Como lo manifestara la pasada Cumbre de Biodiversidad realizada en Montreal (2022), estamos sufriendo la mayor pérdida de vida desde la época de los dinosaurios, el 25% de las especies de plantas y animales están amenazadas, lo que hace pensar que cerca de un millón de especies están en peligro de extinción.

 

Consideran las organizaciones y empresas solidarias que proponen el pacto, que la causa fundamental de esta mortífera crisis, está en las actividades humanas, en las formas de producir, distribuir y consumir, es decir, de hacer economía. No podremos salir de esta crisis que amenaza con destruir nuestra “casa común” sino cambiamos el modelo económico depredador, consumista y contaminador, y el uso de combustibles fósiles por energías limpias.

La COP 16 es una oportunidad para que el mundo conozca nuestro país y sus territorios, pero, sobre todo, para refrendar nuestro compromiso como sociedad de contribuir a detener esta locura ambiental que nos conduce a la extinción. Es la oportunidad para decirle al mundo, desde nuestras experiencias, que se debe apoyar y financiar las empresas, organizaciones, emprendimientos que se proponen el respeto a la naturaleza y la dignidad humana. ¿Pero qué son las economías para la vida?

Llamada de diversas maneras: economía social, solidaria, cooperativa, popular, comunitaria, economía del cuidado, del bien común, Bioeconomía, economía circular, verde, colaborativa, consciente, es decir, son las empresas y organizaciones que, en la producción, en el comercio,
consumo, finanzas promueven prácticas, bienes y servicios que protegen el medio ambiente y buscan el bien vivir de las personas.

Dichas economías están en desarrollo, se expresa en los gobiernos que han decidido descarbonizar sus economías e invertir mayores recursos en atender los problemas ambientales. Se encuentra en la economía cooperativa y solidaria que desde el siglo XIX entendió que el ser humano y la naturaleza están en el centro de sus organizaciones. Está en las empresas que apuestan por el cambio energético, modifican sus procesos productivos lineales por procesos circulares y realizan verdaderos programas de responsabilidad social y ambiental. Esta en la Economía Popular de los millones de trabajadores y trabajadores informales que, capacitados y organizados, adquieren conciencia ambiental.

 

Está en la economía social de miles de ONGs, entidades sin ánimo de lucro que realizan programas ambientales, sociales, económicos. Está en la agricultura familiar y campesina que practica la agroecología, la Bioeconomía y aportan a la seguridad y soberanía alimentaria. Es la
economía comunitaria y economías propias de los pueblos ancestrales y afrodescendientes, cuidando y venerando la Madre Tierra. El pacto propuesto por estas organizaciones que ya empieza a ser apropiado por diversas organizaciones locales, nacionales, propone cuatro ejes de
acción;

1. PEDAGOGÍA ECONÓMICA Y AMBIENTAL SOLIDARIA.
a) Realizar una permanente actividad pedagógica que movilice la conciencia ciudadana sobre la problemática ambiental y económica.

b) Todas las organizaciones y personas participantes en la RED DE ECONOMIAS PARA LA VIDA, inician esta campaña rumbo a la COP16, sensibilizando sus asociados, comunidades donde actúan.

c) Convoca a las instituciones educativas, universidades, sindicatos de maestros, cooperativas del magisterio, organizaciones estudiantiles a promover una educación económica y ambiental solidaria, es hora de cambiar los contenidos individualistas de nuestra educación.

 

2. FOMENTAR LAS ECONOMÍAS PARA LA VIDA, HACIENDO ECONOMÍA.

a) Fomentar las practicas económicas solidarias; la producción sostenible, el comercio justo, el consumo responsable, el turismo comunitario, las finanzas solidarias.

b) Promover los emprendimientos asociativos solidarios, como su fortalecimiento y articulación en circuitos económicos, encadenamientos productivos, territorios solidarios.
c) Contribuir en la visibilización de las experiencias exitosas e innovadoras, el conocimiento es un bien común para que nuevas comunidades y personas lo desarrollen.

3. SOMOS UNA CIUDADANÍA QUE RECLAMA SU DERECHO A OTRA ECONOMÍA.

a) Contribuir al desarrollo de la COP16 y al Encuentro Internacional de Economías para la Vida, como al cumplimiento de los acuerdos que se establezcan en dichos eventos.

b) Solicitar a los gobiernos del mundo que se incluya en el Marco Global de Biodiversidad, el apoyo e impulso a las economías para la vida, en cumplimiento y desarrollo de la Resolución A/77/L. 60, de la Asamblea General de las Naciones Unidas -ONU-, sobre “Promover la Economía Social y Solidaria para el Desarrollo Sostenible”.

c) Demandar de los gobiernos locales, departamentales y nacional, se implementen y amplíen las políticas públicas de fomento, fortalecimiento y protección para las economías para la vida, como lo determina nuestra Constitución Nacional y diversas normas.

 

1. ORGANIZACIÓN SOLIDARIA Y EN RED.

a) Promover las Redes de Economía Para La Vida, para lo cual crearemos nodos en territorios que contribuyan al encuentro, diálogo e interacción de las diversas organizaciones y empresas que hacen economías alternativas.

b) Contribuir a la promoción de un movimiento socioeconómico y ambiental que busca el cambio del modelo económico contribuyendo al logro de una sociedad más democrática, solidaria y sustentable.

c) Incentivar el uso de las tecnologías tanto en los procesos productivos como organizacionales de las entidades y redes constituidas.

 

Paralelo a la cumbre de biodiversidad COP16, y convocada por el gobierno nacional, se realizará el Encuentro Internacional de las economías para la vida, donde redes internacionales y nacionales se encontrarán para discutir los temas centrales del desarrollo de estas economías.

Una economía para la vida es nuestra manera de contribuir hacer la paz con la naturaleza. Por ello, convocamos a los movimientos sociales, ambientalistas, de mujeres, jóvenes, pueblos indígenas, afrodescendientes, a las organizaciones de la economía solidaria, popular, comunitaria, a la ciudadanía en general a suscribir, divulgar el “Pacto de Economías Para la vida, Paz Con La Naturaleza”, el cual puede suscribirse en el link https://forms.gle/KFfNL8JeaYfm95Gv6

 

 

Related Posts