/* ]]> */
junio 25, 2024

Cuando una persona adulta, algunos en edad de pensión deciden emprender tienen una condiciones particulares que podrían representar un mayor posibilidad de sobrevivencia de su proyecto. mirar el emprendimiento senior 

El mayor número de asociados del sector cooperativo y solidario son personas adultas, la mayoría con empleos estables, quienes han construido un patrimonio por varias décadas. Toda esa experiencia acumulada en la empresa se constituye en un capital fundamental para que el emprendedor senior lleve a buen puerto su idea. 

Antonio Salcedo Arellano gerente de la incubadora empresarial Gestando explicó cuales son las particularidades que se deben tener en cuenta ante el emprendedor senior y como estos proyectos podrían representar la consolidación de una buena franja de la Ley de Emprendimiento vista por el cooperativismo como una fórmula para extender su actividad hacia los próximos años. 

En diálogo con Gestión Solidaria el ejecutivo explicó que el emprendedor senior ha sumado mucha experiencia, tiene 40 o 50 años de actividad laboral y por sus características le cuesta iniciar nuevos procesos de aprendizaje. “En muchos casos dice, deme ese negocio que yo lo saco adelante. – Puede que tenga experiencia, pero ha cambiado mucho el tema financiero. el tema comercial, el tema de actividad productiva. Entonces yo con todo respeto lo diría, sí, debe prepararse permanentemente. El emprendedor no se las sabe todas. Debe tener una hoja de ruta básica, un plan de negocios. El emprendedor puede pensar que él tiene una idea fantástica o por el contrario alguien le dice que para qué se mete a ese negocio. Entonces lo que necesita es que esa idea que tiene madure hacia ese plan de negocios. Y lo pueda construir, pero necesita apoyo, que le haga ver otras cosas. Las alternativas de mercado”, dijo.

Es precisamente en ese proceso de formación, acompañamiento, comercialización, maduración del negocio, que el emprendedor necesita del acompañamiento de la cooperativa y ésta debe comprender las particularidades, el lenguaje y las condiciones de esa persona.   

“El emprendedor no se las sabe todas tiene que formarse. Si alguien quiere crear un negocio hay algo tan elemental como tener un plan de negocios, yo puedo tener una idea fantástica y que todos me digan que eso es negocio. Entonces lo que necesito es que esa idea de negocios, esa iniciativa madure hacia un plan de negocios y el plan de negocios lo puedo construir, pero necesito apoyo, necesito que me haga ver otra alternativa en materia de mercado, me haga ver una alternativa de apalancamiento financiero, me haga un análisis de riesgo, Todo negocio tiene un riesgo, nos toca ser juiciosos y analizar el tema de riesgos. Además yo puedo tener los primeros meses de mi negocio enrutados y me puede estar saliendo bien, pero necesito crecer, necesito evolucionar. Necesito que me acompañen y me apoyen. Que tenga una mirada muy distinta a la que yo le estoy dando”, dijo. 

El trabajo no solo está en la planeación, el emprendedor senior también necesita conectarse con la gente que le rodea, porque los jóvenes, los hombres, las mujeres, también necesitan de una persona madura, con conocimiento, como un profesor que ya ha tenido años de estar formando. También necesita esa conexión con los jóvenes, ideas distintas, una energía distinta y que le expliquen los cambios que posiblemente se están dando en el mundo para su propuesta de negocio.

El emprendimiento senior tiene varios componentes. Uno de ellos es que hay personas que ya tienen clara su idea de negocios, ya saben para donde quieren ir. En ese momento la Incubadora Gestando diseña un plan de acompañamiento para acelerar el proyecto,  escalar el negocio, que es una metodología que estamos aplicando con todos los emprendimientos. Tanto los jóvenes, como los emprendedores mayores quieren que su proyecto se realice rápidamente, pero la necesidad de agilidad en el emprendimiento senior podría ser mayor. 

“Con el emprendedor senior el tiempo es algo importante. Ellos ya tienen un grado de maduración y una experiencia que les permite también ser dinámicos. El emprendedor senior es rápido mentalmente y quiere las cosas ya. Vamos a acelerar en el tiempo. Lo vimos hace algunos meses con alguien que quería montar su idea de negocio ya en su mente. Entonces todo el proceso desde la idea de negocios hasta el plan de negocios, implica un análisis en el tema técnico, administrativo, financiero y comercial. Un emprendedor nos dijo: ´miren yo no necesito que me avalen el plan de negocios para tener una mejor condición para el tema financiero y de aquí me voy para el banco o la cooperativa`. -Efectivamente, él tenía toda su iniciativa montada y el plan de negocios no espera tres meses para ser construido con un emprendedor senior. En un mes y medio tuvimos el plan de negocios y hoy es una persona que va volando con su emprendimiento”. 

“El otro tema es que este emprendedor era muy hábil en el tema comercial. El ya encontró la salida en el tema financiero, en el comercial y en el tema de riesgos. Tenemos que tener claro que el emprendimiento senior es un poco distinto al de los jóvenes que tienen una mentalidad un poco más arriesgada, por decirlo de una manera, que son más impetuosos y que necesitan que uno los lleve gradualmente en su negocio.”, dijo. 

Si hay trabajo

Salcedo Arellano advierte que el emprendimiento y las empresas familiares se constituyen en la posibilidad que tiene el país para alcanzar un pleno empleo, teniendo en cuenta que la gran empresa tiene muy poco margen para la creación de nuevos puestos de trabajo. Incluso con ellos se podría salir del bache que trae la economía. 

“Ya son once meses desde que se aprobó la ley 2069 pero aún no hay reglamentación. La ley trae elementos importantes a través de nuestra economía solidaria, pero como lo han pedido nuestros líderes cooperativos necesitamos la reglamentación. Porque pueda que el marco se tenga y que la voluntad del sector cooperativo de tener una reglamentación a nuestra medida se tenga, eso es claro. Pero no hay reglamentación y esta es necesaria para operar y para abrir los espacios necesarios para nuestros emprendedores.  Es un reclamo que presentamos desde la incubadora”, dijo.

Ahora que se tienes la tecnología, la metodología necesaria para hacer un buen acompañamiento hay una oportunidad única para que el cooperativismo se consolide como el principal impulsor del emprendimiento en el país.

El campo vs la ciudad

Antonio Salcedo destacó que en materia del emprendimiento rural hay elementos fundamentales que diferencian la posibilidad de intervención hacia los pequeños productores. En este momento la más evidente limitación es la conectividad, sobre todo para aquellos que están aislados de los cascos urbanos. 

“Como Gestando, gracias a la experiencia que hemos tenido durante los últimos diez años, hemos trabajado de asociaciones agrícolas y cooperativas de campesinos, tenemos esa facilidad de contactar a través de muchos municipios en Colombia a esos grupos que a través de sus asociaciones desarrollan su actividad productiva, su actividad de transformación y de comercialización, pero hay que trabajar en otras partes del país con esos mismos recursos”, dijo. 

“Considero que una experiencia maravillosa que es el caso de Consumo a cargo de Gustavo Escobar su gerente. Él ha sido una de las personas que más ha creído en el modelo cooperativo y siendo una cooperativa de consumo que agrupa a personas dispuestas a comprar se enlazó a cooperativas y asociaciones en el tema rural para que sean los proveedores quienes abastezcan el producto para que pueda llegar al consumidor final”, dijo. 

“Este es un modelo que ya empezamos a trabajar el año pasado y que la cooperativa ya tiene en desarrollo, pero es perfectamente replicable en otras partes del país. En el Valle del Cauca, en Cundinamarca , en los Llanos Orientales, en todos los departamentos donde podamos tener productores agrupados la alternativa es fácil, con todo lo que implica todos los procesos de comercialización y distribución”. 

En el sector real 

El modelo de unir compradores y productores fracasó hace unos años en las cooperativas con supermercados. Una de las principales dificultades fue que no se trabajó el tema con los proveedores. No se manejó el tema de riesgo para una empresa que maneja alimentos. Toda una estructura para el manejo de frío de poder canalizar y tener el transporte de los productos. Esa lección la aprendimos realmente, tenemos ese conocimiento, ese aprendizaje y sin que esto sea un sueño, podemos trabajar esos eslabones de la cadena productiva. Que podamos llevar desde la producción, hasta la transformación hasta llegar a un producto final, explicó. 

El ejecutivo señaló que por ejemplo en Boyacá existe la cooperativa Coocampo que son pequeños productores lácteos y hoy ya están produciendo quesos, o cacao en el occidente de Boyacá, donde Gestando asesora a ocho organizaciones que transforman y comercializan el producto y lo llevan ya al consumidor final. Entonces sí podemos superar las dificultades de los procesos anteriores que tuvimos hace diez, quince años, porque además lo está reclamando la comunidad y además el sector tiene la capacidad y el respaldo financiero para aplicar ese modelo.

Un sistema diferente 

Mientras en el campo el emprendedor se une con 30 o 50 productores y puede impulsar su cooperativa, es poco probable que en la ciudad se puedan reunir diez o más  emprendedores del mismo tipo. Ahí hay un llamado a las cooperativas de ahorro y crédito que tienen la posibilidad no solo de dar los primeros créditos, también de dar el acompañamiento para los procesos de comercialización y transformación, son varias etapas para que mi negocio genere una dinámica mayor. Se necesita multiplicar este servicio desde las cooperativas, insistió.  

“Con muchos amigos que están en el sector nos hemos reunido y pensamos que también el emprendimiento senior debemos impulsarlo. Personas mayores de 50 años, muchos asociados a una cooperativa. Muchos están vinculados a una cooperativa otros son pensionados, el potencial es enorme, en ese proceso debe conectarse con jóvenes o con sus hijos y familiares que puedan vincularse al negocio. Este modelo puede ser una alternativa para las personas que han perdido su trabajo o que tienen suficiente energía y dinámica, pero no tienen una oportunidad para decir mire impulse este negocio que garantiza crear más empleo”, concluyó.

Related Posts