José Alcibiades OPINIÓN

El Código de Ética y Conducta Empresarial

Por José Alcibíades Guerra Parada

Economista y Periodista

La ética se define como la rama de la filosofía que se ocupa del estudio de las acciones morales de los individuos y de los grupos, así como de las reglas y normas que rigen ese comportamiento en una colectividad determinada. Es decir que la ética estudia la conducta humana en relación con el bien y el mal, así como también las costumbres o hábitos normales de una comunidad, que desde el punto de vista moral son aceptados por la sociedad o bien son condenados por ella.

Lo cierto es que las actuaciones antiéticas están a la orden del día, a lo cual se suman acentuadas fallas en la auditoría interna y el control administrativo de la actividad empresarial, lo cual impide garantizar transparencia, monitoreo y eficiencia en la gestión. Esta situación hace necesario proveer directrices, lineamientos y pautas relacionadas con el proceder ético.

Dentro de las sanas prácticas de la filosofía corporativa y la búsqueda de su sostenibilidad ética y consolidación en el largo plazo en una organización empresarial, es importante contar con un Código de Ética y Conducta, el cual es una declaración formal en donde se registran los valores y estándares éticos de una organización. Este tipo de documentos ayudan a diseñar y establecer el tipo de normas de comportamiento que debe regir sobre las relaciones entre las estructuras de poder de una empresa y definen la orientación moral a seguir para la correcta y oportuna toma de decisiones, que deben cumplir los responsables de las mismas.

La preparación y aprobación del Código de Ética debe iniciar desde la alta gerencia de la empresa y debe contar con el compromiso de todos sus estamentos, pues no se trata solamente de escribir un documento guía que va a ser parte fundamental del sistema de control interno, sino de iniciar un proceso de creación de cultura empresarial. Es la concreción de normas y valores necesarios para alcanzar los objetivos definidos por la filosofía de la empresa.

Si bien, no existe un código de ética básico y le corresponde a cada organización definirlo de acuerdo con su naturaleza, objeto social e intereses empresariales, se contemplan los siguientes aspectos que se pueden consideran mínimos para garantizar un correcto comportamiento dentro de la organización:

  • Definir los principios y valores de la actividad empresarial y la competencia leal.

  • Establecer políticas claras y efectivamente aplicables, es decir reglas de conducta y procedimientos que orienten la actuación de todos los funcionarios de la empresa y de sus dueños.

  • Incluir pautas de confidencialidad y reserva de la información, de no discriminación y postulados anticorrupción.

  • Consagrar el deber de los órganos de administración y de control, así como de todos los funcionarios, de asegurar el cumplimiento de los reglamentos e instructivos internos.

  • Definir lineamientos para la prevención y resolución de conflictos de interés, inhabilidades e incompatibilidades.

  • Incorporar la honradez en la oferta de los productos y servicios y la transparencia en el manejo de los recursos.

  • El Código de Ética debe incorporar la calidad y seguridad en los productos y servicios que se ofrecen.

  • Debe relacionar las estrategias para crear un excelente clima organizacional y el compromiso con el entorno y la sostenibilidad ambiental.

  • Consagrar la exigencia de que los funcionarios antepongan el cumplimiento de las normas en materia de prevención y control del riesgo de lavado de activos y financiación del terrorismo, al logro de las metas comerciales

  • El Código debe definir claramente el régimen sancionatorio frente a la inobservancia de las políticas y procedimientos o de ciertas actuaciones que van en contra de los valores y principios estipulados por la empresa.

  • El documento debe establecer las consecuencias e impacto que genera el incumplimiento de las políticas y procedimientos establecidos, no solamente al interior de la empresa sino a nivel de su entorno, sector al que pertenece y territorialidad.

El Código de Ética y Conducta debe ser aprobado por el más alto nivel de la organización, debe divulgarse ampliamente a nivel interno y entre todos los grupos de interés y/o terceros (clientes, usuarios, proveedores, contratistas, dueños) y debe desarrollar mecanismos de monitoreo para su implementación y cumplimiento adecuado.

Es importante que el Código de Ética, ese compendio de principios, normas y buenas prácticas que buscan regular una apropiada actuación de las personas y crear valor, sea un documento independiente del Código de Buen Gobierno Corporativo, el cual lo complementa, con el fin de que este último no lo opaque, obtenga una mayor visibilidad, se agilice su consulta y se genere un adecuado entendimiento de sus lineamientos.

corresponsal62@hotmail.com

Foto Welum Translations

Follow Me:

Related Posts