/* ]]> */
julio 23, 2024
EDITORIAL OPINIÓN

Cadenas productivas el punto de corte del cooperativismo

Junio 2018, edición 106: A mediado de mayo en la ciudad de Pereira – Colombia  se realizó el Consejo de Administración de Cooperativas de las Américas y el encuentro de sus comités. La reunión internacional mostró un activo y dinámico movimiento cooperativo interesado por presentarse acorde a la modernidad de los tiempos que corren.

Los participantes coincidieron en insistir en la necesidad de alcanzar una mayor dinámica comercial, administrativa y de negocios entre cooperativas, no solo de las regiones, si no de los diferentes países donde las cooperativas se constituyen como una forma de organización empresarial.

La visión para articular empresas, proyectos y realizar negocios entre fronteras se consolidan como una alternativa de desarrollo para cada uno de los asociados.

Desde un proyecto universitario, productores agrícolas, vendedores de insumos y las cooperativas de ahorro y crédito, se constituyen en toda una cadena que integrada en procesos de colaboración y acompañamiento pueden llegar no solo participar en los mercados, también a ser las empresas principales dentro de diferentes sectores.

El potencial es evidente y la búsqueda de los mecanismos para que la articulación entre cooperativas de diferentes países ya se inició. Un ejemplo de ello es la reunión internacional y la posibilidad que sus representantes muestren la voluntad de crear los circuitos económicos.

Desde los países con mejores ingresos per capita, hasta los productores de materia prima se empieza a hablar de la posibilidad de ventas directas entre cooperativas, la apertura de mercados desarrollados y la realización de operaciones financieras internacionales para atender la necesidad de los socios.

Es como dar un paso de lo local a una visión continental y porqué no global. Podrían entonces las cooperativas en ser los contrapesos de algunas multinacionales, que con sus grandes chequeras han impuesto condiciones incluso a los Estados. Compitiendo en igualdad de condiciones y de calidad de sus productos.

Podríamos estar pensando con la gana, pero en materia agrícola el cooperativismo regional y el mundial podría ser el verdadero productor, comercializador y financiador. Dividiendo ese poder corporativo del que se han apoderado algunos inversionistas. En unos años veremos los resultados de estas reuniones, hacia allá podrían evolucionar sus discusiones. Así lo esperan miles de asociados a las cooperativas.

Related Posts