/* ]]> */
junio 5, 2024
EDITORIAL OPINIÓN

Los buenos marineros no se hicieron en aguas calmadas

Por: Alfredo Alzate Escolar

Editorial edición 156 

Hablar después del partido es fácil. todo el mundo sabe que hay que hacer. El cambio del jugador lesionado… el cobro al lado débil del arquero Y hasta pedir el lado de la cancha de acuerdo al sol.

De igual manera, muchos dan consejos a aquellos que se han expuesto a emprender. Frases como: -Tenemos que ser responsables, porque los recursos son los de nuestros asociados algunas veces salen a flote ¿Podría ser una frase para justificar no salir de la zona de confort o exponerse a nuevos riesgos? Sobre todo cuando el llamado es a abrir otros sectores o incursionar en nuevas actividades.

Tengo una mala noticia. Ya no es necesario dar la ubicación a sus aplicaciones móviles. Aparentemente el mundo ya está mapeado con los repetidores de nuestros wifi y ellos reportan cuántas veces vamos al baño después de apagar la luz de nuestros cuartos.

Dentro de las propuestas está profundizar en el crédito de vivienda, microcrédito y la financiación de productores agropecuarios. Donde se observa un inicio importante de la actividad, convencidos del apoyo al emprendimiento y a los campesinos.

Números difíciles

Aunque las cifras para la economía sean las menos alentadoras durante el año, las empresas solidarias y las cooperativas están reportando cada vez más, nuevas operaciones diferentes al crédito de consumo y ante las políticas de fomento del Gobierno se muestran atentas para dominar regiones productoras donde la banca tradicional está todavía concentrada en las cabeceras municipales.

La inflación ha sido poco alentadora, Un 10,48 por ciento durante el 2023, ha obligado a mantener las tasas del Banco de la República en un 13,25, ahora al 13% lo que debería cambiar de tendencia. Sin embargo, diciembre nunca ha sido un mes de precios bajos. Mas aún cuando se tiene la expectativa de incrementos represados en el precio del diésel para cubrir el Fondo de Estabilización de los Combustibles y el consumo aumenta ligeramente. A lo anterior hay que sumarle la tensión de la negociación del alza de los salarios para el 2024 que se discute en la Mesa de Concertación Salarial y Laboral.

Las cifras no van bien y cualquiera que sea el ajuste en las próximas semanas del ajuste salarial se podría quedar con el reajuste salarial. Tampoco es oportuno un aumento muy alto, pues el índice de desempleo está mostrando un freno y aunque el 9,2 por ciento de octubre, muestra una tendencia de reducción para el Gobierno, así como la afirmación que sostiene que hay un, evidente crecimiento del número de personas buscando empleo y ahí se compensa la cifra presentada por el Dane. Pero según el ex ministro José Antonio Ocampo la cifra podría ser engañosa, pues en realidad ese desempleo representa un 9,9 por ciento y una reducción de la creación del empleo en el país de manera estacional.

Sí, las aguas siguen turbias. Así también se refleja en once meses a la baja de las exportaciones. A pesar de que en octubre de 2023 se exportaron 16,4 millones de barriles de petróleo crudo, lo que representó un crecimiento de 28,3% frente a octubre de 2022. Las cifras no responden para otro tipo de productos tradicionales, lo que prendió las alarmas por parte de los exportadores reunidos en Analdex.

Y para finalizar el rosario de cifras negativas se destaca que en el tercer trimestre de 2023 el Producto Interno Bruto de Colombia decreció un 0,3%. Con todo este panorama el consumo nacional sigue contraído y el clima de los negocios muestra un exceso de prudencia de quienes deben tomar las decisiones. Reformas como la  laboral, la pensional, la de justicia, la de la salud y otras más hacen un penoso tránsito por el Congreso, de pronto sin mayor resistencia la de Educación, lo que mantiene a la expectativa a los operadores del mercado, quienes esperan que el clima de los negocios cambie acompañado de las medidas del Gobierno de mayor confianza para la inversión. Un pequeño paso fue la reunión de empresarios en la Casa Presidencial de Cartagena.

Pero es posible que el sector solidario tenga dentro de su espacio de incidencia una de las mayores responsabilidades. Con el cambio de año y a pesar de las voces de los
analistas más conservadores, es necesario evaluar hasta qué punto puede ser contracíclico frente a factores como lo anteriormente enunciados y así ir desbloqueando los negocios en regiones donde su presencia es fundamental.

Claro hay que ser responsable en los desembolsos que se esperan dar, e incluso impulsar una mayor captación de ahorros a tasas competitivas, pero se podrían llegar
a correr los márgenes ligeramente y así aumentar la participación del sector solidario en el mercado financiero. Conocer al asociado es la ventaja que tiene el cooperativismo y de la mano de este puede ir modificando el clima de los negocios para ese grupo. Por ahora.

 

Related Posts