BOLSILLO INVITADOS MUNDO

Todos por una sola tierra sostenible

Por: Mauricio López
Director Ejecutivo Pacto Global Red Colombia

Nuestra Casa Común, nuestro única, linda, bella y contaminada nave espacial, como lo dice un periodista, y mejor “UNA SOLA TIERRA” conmemora el próximo 5 de junio, el DÍA MUNDIAL DEL MEDIO AMBIENTE 2022.

 

Y no es una celebración cualquiera, porque también coincide con los 50 años de la primera Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Humano de Estocolmo, en la cual se acordó el establecimiento del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente -PNUMA-, bajo ese mismo lema de “UNA SOLA TIERRA”.

 

Es la génesis de todos los procesos ligados al Desarrollo Sostenible, desde la propia definición del mismo, a través de la denominada Comisión Brundland que, en 1987, lo planteó nítidamente, para que el desarrollo satisfaga las necesidades del presente sin comprometer la capacidad de las futuras generaciones para satisfacer las propias. En otras palabras, VIVIR HOY SIN MATAR EL MAÑANA.

 

La pregunta inevitable es si después de 50 años podemos decir que si vamos en la senda de alcanzar el Desarrollo Sostenible. Por supuesto las respuestas son variopintas, dependiendo todas de los contextos en donde se lleven a cabo las acciones de la humanidad como un todo, y de las sociedades, tantas como pueblos y culturas. Desde Pacto Global nuestro mensaje es de pleno optimismo.

 

Estamos haciendo la tercera medición del Impacto en los ODS por parte del sector empresarial, en nuestra alianza con UNIDOS POR LOS ODS, que desde hace más de seis años tenemos la Red del Pacto Global, la Cámara de Comercio de Bogotá, la Fundación Bolívar Davivienda y la Fundación Corona. En la segunda medición los resultados indagados fueron realmente halagüeños: para la muestra de más de 200 empresas, se tiene que invirtieron en los programas sociales, diferentes a su actividad productiva, para el 2019 (última referencia) más de 233 mil millones de pesos con un impacto positivo en más de 12 millones de personas. No es un asunto menor. Y en equidad de género casi el 43% del empleo generado es de mujeres y entre un 25% y un 38% en cargos directivos. Obviamente falta mucho por hacer y por eso el trabajo continuo de la Red con ONU MUJERES, en la consolidación de los Principios de Empoderamiento de la Mujer.

 

Según la medición el 81% de las empresas tratan sus residuos sólidos con más de un millón doscientas mil toneladas gestionadas integralmente. El 42% de las empresas recicla sus insumos y ya en el proceso de proveeduría se están incorporando criterios ambientales. Se redujeron 140 mil toneladas equivalentes de CO2 y se están incrementando el número de compañías que tienen sistemas certificados de gestión ambiental. Y más de la mitad tiene planes de eficiencia energética y en el sector de grandes empresas más del 71% tiene planes de acción climática. En el 80% de las empresas hay monitoreo de uso de agua y energía y menos de la mitad coadyuva con planes ambientales en su área de influencia.

 

Claro que faltan muchas cosas, los indicadores están a mitad de camino de las metas propuestas; la situación del mundo no necesariamente es la mejor después de la Pandemia. Sin embargo, bajo la égida de las acciones que hacen los miembros de Pacto Global puede avizorarse un futuro mejor. Quizá alguno diga que es ver el vaso medio lleno; puede ser, pero en la narrativa actual, apropiando los Objetivos de Desarrollo Sostenible, siempre hay espacio para el progreso, donde se promueven las buenas prácticas. Estocolmo+50 es una oportunidad de oro para seguir fortaleciendo la cooperación y afianzar liderazgos hacia una sociedad más sostenible.

 

Obviamente, sigue existiendo múltiples preocupaciones ambientales, donde la crisis climática sigue siendo un factor decisivo. La Gaia, nuestra Tierra, que habla el destacado científico centenario James Ephraim Lovelock, responde con rudeza y apremio frente a como sus hijos no logramos tener cambios estructurales en todos los ecosistemas y así revertir en parte lo que hemos ocasionado. De hecho, es necesario como lo dice el PNUMA transformar los sistemas sociales y económicos y de esta forma mejorar nuestra relación con la naturaleza; entender todo lo que ella encarna, darle valor económico (con apropiación de cuentas ambientales- asunto que comienza a mirarse de manera rigurosa) y a partir del mismo, tener la ecuación perfecta del desarrollo sostenible. Y no es solo el asunto del cambio climático, sino también la pérdida de la biodiversidad, el agotamiento de los recursos, sobrepasando de lejos la capacidad de resiliencia de nuestro planeta, y la contaminación a todo nivel. Nuevamente, a pesar de estas situaciones, seguimos siendo optimistas.

 

Por ejemplo, en nuestra Red Colombiana estamos trabajando activamente en un programa de Aceleración de Ambición Climática para que, a través de Objetivos Basados en Ciencia, podamos aportar nuestra cuota parte como país y colectivo para que no sobrepasemos los 1,5 ºC y así tener espacio para cortar de tajo la pendiente ascendente de las curvas de incremento de temperatura.

 

Recordemos también que la acción climática está directamente interrelacionada con toda la actividad humana. En ese contexto, nuestra Red de Pacto Global Colombia, conjuntamente con Pacto Global Brasil y Pacto Global Noruega ha estado trabajando activamente desde finales del año anterior en los Principios Empresariales de la Alimentación y la Agricultura, así como en los Principios de Suelos Sostenibles y las reuniones respectivas de Alto Nivel, para avanzar en las metas del ODS 2 -Hambre Cero- con soluciones globales e integradas para cambiar nuestro sistema alimentario con acciones de todas las agencias de la ONU (además de las habituales agencias alimentarias de la ONU: FAO, FIDA y PMA). Nuestra red ha sido anfitriona en el mes de mayo de este año de reuniones de Alto Nivel para afianzar esta plataforma.

 

Nuestras empresas y organizaciones adheridas están haciendo un esfuerzo importante por aportar a un mundo mejor. La interacción entre lo social, lo económico y lo ambiental dentro de la órbita de los derechos humanos y la integridad sigue siendo el mejor camino para avanzar. La narrativa ESG (por sus siglas en inglés Environmental, Social, Governance) forma parte inherente en todas las actividades de nuestra red, desde la órbita de las personas, luchando contra la pobreza, promoviendo salud y bienestar, alimentación y nutrición, lucha contra el trabajo infantil, del cual celebramos su día internacional el 12 de junio, igualdad de género y no discriminación e inclusión; desde el medio ambiente, con uso racional del agua, economía circular, cuidado de los ecosistemas y acción climática; desde lo económico, con energía asequible y no contaminante, trabajo digno, innovación resiliencia, reducción de las desigualdades y comunidades sostenibles; desde la paz con institucionalidad y transparencia y desde las alianzas podemos decir que estos primeros 50 años, desde Estocolmo, no han sido en vano y que seguiremos avanzando cada vez con mayor ahínco y constancia.

Follow Me:

Related Posts