EN RED INVITADOS

Se llegó el día

Por: Gloria Umbacia 

Periodista 

Especial para Gestión Solidaria

 

El último fin de semana de mayo es crucial para el país. Todos estamos hablando de las elecciones presidenciales en Colombia, preguntándonos qué nos deparará si gana este o aquel candidato. Para tomar esa decisión habrá que poner en una balanza las propuestas de los candidatos, por lo menos los que repuntan en las encuestas. A mi parecer, y por más buenos que parezcan, tomar en cuenta las posiciones de candidatos como John Milton Rodríguez, de Colombia Justas Libres, o de Enrique Gómez, de Salvación Nacional, es tirar el voto a la basura. Claro que pueden tener buenas ideas, y seguramente, buenas intenciones, como las que podría tener cualquier ciudadano que quiera ver a Colombia como un país próspero.

Para nadie es un secreto que los cuatro candidatos restantes han logrado obtener mayor favorabilidad entre los ciudadanos. En la más reciente encuesta publicada por el Centro Nacional de Consultoría, a una semana de las elecciones, se concluye que en ninguna medición hay un ganador definitivo en la primera vuelta, por lo que se anticipa una segunda jornada electoral en la que, al parecer, el candidato de izquierda, Gustavo Petro y su fórmula presidencial Francia Márquez, del Pacto Histórico, tienen asegurado un cupo en la contienda por ocupar la Casa de Nariño y dirigir al país.

El segundo lugar se disputa entre los candidatos Sergio Fajardo y su fórmula vicepresidencial Luis Gilberto Murillo, de la coalición Centro Esperanza; Federico Gutiérrez y Rodrigo Lara de Equipo por Colombia y Rodolfo Hernández acompañado por Marelen Castillo de la Liga de Gobernantes Anticorrupción. Seguramente habrá sorpresas, nada es seguro en este momento de la contienda electoral; un tema son las encuestas y otro el resultado en las urnas, porque al final el resultado será el que elijan quienes tomen la decisión de sufragar; pues, por desgracia, aún existen quienes reniegan del país, pero nunca salen a ejercer el deber y el derecho que les otorga la democracia para votar y elegir un gobernante.

En este momento lo que reina es un ambiente de incertidumbre. Si volteamos la mirada al pasado podríamos concluir que todos los candidatos tienen ‘rabo de paja’. Algunos son señalados como corruptos, en sus administraciones como alcaldes o gobernadores cometieron errores por los que se les ha investigado, otros conservan el estigma de sus actuaciones en otros tiempos. Nadie se salva. Y lo peor del caso es que al escuchar los debates es más el tiempo que se dedican a ‘sacarse los trapitos al sol’ que a proponer soluciones para reactivar la economía en todos los sectores, empezando por el campo.

El 29 de mayo es un día crucial para Colombia, un día en el que empieza la carrera por una segunda jornada electoral y en la que el país decide quién será el nuevo anfitrión de la Casa de Nariño por los próximos cuatro años. Lo importante en este momento es ejercer el derecho al voto, elegir a conciencia, conocer las propuestas y, sobre todo, respetar la opinión de los demás. Puede que gane el candidato de su preferencia, puede que no, pero por eso mismo la invitación es a respetar y que la polarización quede a un lado.

Y con este ambiente de tanta incertidumbre lo único que resta por decir es que ojalá y el candidato que ocupe el cargo de presidente de la República sepa administrar con sabiduría el poder que el pueblo le ha otorgado, de lo contrario, ‘apague y vámonos’.

Follow Me:

Related Posts