AL DÍA OPINIÓN

¿APOYO AL SECTOR AGROPECUARIO?

Por: José I Tamayo C

Está de moda por eso días de campañas electorales ofrecer todo el apoyo para el sector agropecuario. La constitución establece también un apoyo fundamental al sector de la asociatividad y él cooperativismo. Pero pareciera que los organismos estatales qué tienen que ver con el sector agropecuario piensan lo contrario y establecen normas que desde los escritorios se ven “bonitas”, pero en realidad poco prácticas y menos justas o equitativas.

La Supersolidaria encargada del sector cooperativo, el ICA O el Invima y todas las demás que tienen que ver con el sector, no diferencian entre una empresa industrial, una familia campesina o una cooperativa rural, que desarrollan producción artesanal en pequeñísima escala y qué buscan darle valor agregado a los productos del campo, destinados al consumo y la seguridad alimentaria. Y no se trata de no cumplir normas, sino que estás correspondan a la tecnología de cada proceso y a las características y condiciones de las organizaciones rurales.

El ICA no diferencia entre una gran empresa ganadera o agrícola y un pequeño campesino con 4 o 5 vacas, que sabe ordenar muy bien pero no tiene internet para comunicarse con la entidad y pedir las guías de movilización u otros requisitos.

Igual o peor sucede con la super intendencia de la economía solidaria encargada de la vigilancia de las cooperativas y establece normas iguales para las grandes cooperativas de seguros, financieras o de servicios, con músculo económico, tecnológico y administrativo. Las normas son iguales y se olvidan qué las pequeñas cooperativas rurales no cuentan con recursos económicos ni la tecnología para comunicarse con la entidad y presentar dispendiosos informes financieros. Pero esas cooperativas cumplen a la perfección los postulados cooperativos y ofrecen a sus Asociados los beneficios y servicios qué el estado descuida.

Las normas incumplibles solo desestimulan la productividad rural y las formas asociativas, en contra de la seguridad social y alimentaria del país, pone las organizaciones en condición de fraude al no poder cumplir el desempleo, las expone a grandes multas. Las organizaciones asociativas están a merced de la asimétrica exigencia y voluntad de las autoridades.

Y de esto ¿Qué opinan los candidatos a la presidencia de la república qué ofrecen en sus campañas apoyo al sector agropecuario y a las cooperativas? ¿Las promesas de campaña tendrán cabida y ejecución y sus planes de gobierno?

Follow Me:

Related Posts