AL DÍA COOPERATIVO Y SOLIDARIO EMPRESAS

Atrás debe quedar la guerra que vieron los colombianos por televisión: Ecomún

Economía Sociales del Común, Ecomún es una organización de economía social y solidaria que tiene  asociadas a 152  organizaciones de excombatientes de la guerrilla acogidos al proceso de paz.

La empresa nace de dos componentes; uno dentro del acuerdo de paz y otro de manera voluntaria por parte de sus integrantes, excombatientes de la guerrilla, para que la reincorporación se diera de carácter colectivo. Y de ahí parte Economía Sociales del Común cuyas cooperativas, como es lógico, son de carácter voluntario para que las cooperativas funcionen. Lo que significa una una libre participación de sus integrantes, quiénes pueden ingresar o desvincularse de manera voluntaria, explicó Ubaldo Zuñiga gerente de la Cooperativa. 

De los 13400 combatientes que firmaron el acuerdo de paz 1700 se encuentran vinculados a la 152 cooperativas que conforman Ecomún, pero del total de los firmantes del proceso de paz se han creado ya más de 201 organizaciones en total.

La actividad de las cooperativas se da en todos los sectores de la economía, desde producción agrícola, piscicultura, apicultura, así como la ganadería, producción industrial, confecciones y calzado. 

El ejecutivo señaló que los asociados se integran de manera voluntaria y autónoma,  esfuerzos se han conformando en las coordinaciones regionales de economía solidaria, ahora denominadas federaciones regionales, organizaciones de segundo nivel regionales. 

Otro país

Mientras las ciudades siguen viendo con desconfianza a los excombatientes el panorama es distinto en otras partes donde la convivencia, incluso durante el conflicto, permitió a las personas conocerse y tener convivencia. 

Explicó Ubaldo Zuñiga que en términos generales en las regiones los excombatientes tienen una aceptación, pero todavía se percibe cierto grado de estigmatización en las zonas urbanas. “Arrastramos más de 30 años de epítetos de secuestradores, asesinos y delincuentes. Lo que contrasta con las personas que nos conocieron en vivo y en directo. Ellos nos vieron construyendo vías, escuelas, haciendo el bien. Entienden que lo que se vivió era diferente. En cambio los que vieron la guerra en televisión tienen una forma diferente de pensar y estigmatizar. En términos generales donde la gente ve que nosotros estamos construyendo nuestra propuesta empresarial nos comprenden y nos apoyan”, dijo.

“El mayor escollo que hemos tenido es el de la tierra, entendiendo que la mayoría de estos proyectos son de carácter agropecuario. No hemos contado con tierra. Pero podemos decir que muchas de estas comunidades, organizaciones, consejos comunitarios y  organizaciones campesinas, nos han facilitado sus territorios para producir y trabajar. Lo que muestra la afinidad que tenemos con ellos”,dijo. 

Explicó que un ejemplo es el proyecto que se adelanta en Caldono, donde se está trabajando tierras junto al Cabildo indígena o en el Chocó junto a un Consejo Comunitario, Otros proyectos han sido los de Barranca, donde se ha dado en comodato 150 hectáreas y Fonseca Guajira, donde se han podido realizar varios proyectos.  Y así se ha ido resolviendo el tema de tierras que junto al Gobierno no se ha podido resolver.

“Hay que superar muchos odios, rencores y miedos. Apenas nos estamos conociendo. La gente tiene la información que le dieron los medios de comunicación durante el tiempo del conflicto. Apenas la sociedad nos está conociendo. Los exguerrilleros somos seres humanos, que fuimos capaces de dejar nuestras familias; nuestros espacios de confort y nos fuimos a pelear por todos y que en eso seguimos. Hoy no con las armas sino con nuestro pensamiento y nuestra actitud. Y todo esto ha ido cediendo poco a poco, incluso los más radicales. A pesar de las condiciones adversas y del incumplimiento del acuerdo por parte del Gobierno, qué no ha cumplido a cabalidad con lo que se especificó en ese acuerdo”,dijo.

El gerente de Ecomún resaltó que los excombatientes son conscientes que el proceso durará de 15 o 16 años para su cumplimiento,  pero los puntos transversales como es el caso de la Reforma Rural Integral; La sustitución de cultivos de uso ilícito; La Reforma Política, No se han cumplido. No se ha hecho muchas cosas al respecto aunque afirman que se mantienen firme en su voluntad de honrar el acuerdo y así se manifiesta a diario con el trabajo de las empresas cooperativas por ellos conformadas. 

En medio de la pandemia 

Zuñiga explicó que la situación no ha sido fácil para nadie, tampoco para los emprendedores cooperativos. “Es una realidad concreta que tenemos. Nosotros seguimos muy optimistas trabajando,  no podemos negar que han sido dos años muy difíciles por las condiciones de la pandemia, pero seguimos trabajando convencidos del proceso de paz”, insistió. 

A pesar de las complicaciones impuestas por el freno en los negocios y las medidas de confinamiento los asociados a las cooperativas han ido regresando paulatinamente a sus regiones de origen, desde donde han consolidado sus empresas. “Nosotros nos reunimos en 26 espacios denominados Zonas de Reincorporación, hoy estamos en más de 105 sitios en todo el país, Eso significa que la gente regresó a su territorio, a su zona, donde están sus afectos, sus familiares y ahí están organizando sus vidas”, añadió. 

“Es evidente que existe una amenaza de la vida para los ex combatientes en esta etapa preelectoral. Llevamos más de 300 compañeros y compañeras asesinados después de la firma del acuerdo. Permanentemente se registran casos como el del Cauca donde sólo un fin de semana perdieron la vida tres excombatientes. En el departamento de Putumayo.  pero seguimos trabajando con la convicción de este proceso de paz”, dijo.

El futuro 

“El futuro inmediato nos pone de reto de convertir a Ecomún en una organización de segundo grado y por eso tenemos nuestra asamblea general el 12 y 13 de septiembre, donde asistirán unos 180 190 delegados de diferentes organizaciones de la economía social y solidaria. En la medida en que se vaya consolidando este proceso se vayan generando organizaciones regionales, no solamente surgidas en medio del acuerdo de paz sino también de organizaciones campesinas y gremiales o regionales, que nos permita generar una propuesta económica de cambio para el país desde lo social y económico. Desde los territorios, resolviendo las necesidades de la seguridad alimentaria y de la comercialización en circuitos pequeños. Lo que es una de las principales dificultades de los campesinos, quienes siempre trabajan a pérdida. Nosotros estamos trabajando para que puedan comercializar a precios más justos y que el campesino mejore su calidad de vida.

“Estamos convencidos de que la posibilidad para que haya un mejor país está en la economía social y solidaria, es posible que produzcamos productos más sanos, que trabajemos la agroecología, reforestemos y nos demos cuenta que la vida está en el campo, hay que empezar a hacer ese trabajo y lo estamos haciendo. El encuentro de a Asocooph en el huila nos dio muchas luces sobre ese modelo,  dónde participaron integrantes de organizaciones de base, quienes contaron cómo están produciendo el maíz, el cacao, cómo se está organizando el territorio y cómo desde ese mismo territorio se están mejorando las condiciones de vida Y haciendo circuitos cortos de comercialización que logran que la gente viva dignamente”, concluyó Zuñiga.

“Estamos convencidos de que los funcionarios del Gobierno no entienden el modelo cooperativo y solidario. Desde el Gobierno se legisla para organizaciones solidarias desde una economía capitalista Y se piensa simplemente en vigilarlas y hacerlas sujeto de impuestos y no se piensa en cómo ayudar para que se modelos expanda y contribuye a mejorar la calidad de vida de las personas que en ella participan”, Ubaldo Zuñiga.  Si piensa simplemente en la ganancia y en la renta Esa es la gran diferencia Ellos están pensando cómo aumentar la renta y no cómo mentar las ganancias. 

“simplemente le digo al país que tenemos que seguir conociéndonos; tenemos que pensar en los seres humanos; en la naturaleza; en el bien común. Es la única manera que tenemos para sobrevivir”, dijo Zuñiga. 

Follow Me:

Related Posts