/* ]]> */
junio 13, 2024
EN RED PAÍS

La Ley de Emprendimiento no llegó con recursos

En un análisis realizado por las cooperativas vinculadas al sector docente se advierte que los recursos necesarios para impulsar programas y proyectos a través de la nueva Ley de Emprendimiento no llegarán por la vía de las entidades del Estado. 

 

Mientras la ley se muestra como una alternativa de inclusión del sector cooperativo y solidario como actor fundamental del proceso de reactivación de la economía después de Covid 19 la norma contempla que sólo algunas, muy pocas, empresas solidarias con altos grados de calificación en riesgo podrían hacer la solicitud de recursos para el cofinanciamiento de los proyectos de sus asociados señaló Manuel Germán Martínez Martínez, gerente de la cooperativa Codema.

 

El profesor explicó que dentro de la norma no está el camino para que lleguen los recursos y que el grueso del sector solidario pueda acceder a los diferentes canales que el Estado ha dado para irrigar los dineros, subsidios o créditos para el desarrollo de empresas. “si miramos la norma esta dice que solo podrán acceder a estos recursos las cooperativas que realicen una actividad financiera que estén vigiladas por la Superintendencia Financiera. A las cooperativas que nos vigila la Superintendencia de la Economía Solidaria no se nos posibilita acceder a recursos necesarios para impulsar el emprendimiento dentro de nuestros asociados”, dijo. 

 

El gerente de Codema señaló que al hacer un análisis profundo de la ley se advierte una relativa instrumentalización del sector cooperativo y solidario por parte del ejecutivo dentro de los objetivos políticos que éste persigue con miras a las próximas elecciones. 

 

La Ley de Emprendimiento se mostró como el gran logro de inicio de año del cooperativismo y el sector solidario dentro de un exhaustivo lobby generado hacia lo que se denominó la bancada cooperativa y con la coordinación de la vicepresidencia de la República. Sin embargo, a las voces de cuestionamiento sobre la forma en que la Ley no da un reconocimiento directo a las empresas solidarias se suma ahora la de los maestros. 

 

Para dónde coger en medio de la protesta 

 

El cooperativismo podría ser un facilitador a ese problema eterno de la historia colombiana que es la tenencia de la tierra. Ese ha sido uno de los grandes factores que encarna la lucha en Colombia señaló Martínez. 

 

“Si uno mira un poco el desarrollo del cooperativismo en los países asiáticos ese movimiento arranca con la posibilidad de que la cooperativa sea una alternativa a la tenencia de la tierra, si se democratiza y se le da el acompañamiento necesario; asistencia técnica, financiamiento y un buen manejo de los proyectos productivos y además las colectivización de la tierra ahí minimizamos el riesgo de violencia”, dijo. 

 

El ejecutivo advirtió que ese mecanismo es una forma de reducir los cordones de violencia  de las ciudades y que estos se vayan acabando con el retorno de todos los campesinos a sus regiones de origen. Esa sería una arista para ir minimizando las difíciles condiciones sobre las cuales se sustenta la protesta social. 

 

La legislación para desestimular los latifundios e impulsar la producción agrícola es una de las reformas que se deben poner sobre la mesa y es una de las decisones estructurales más importantes. 

 

Entre tanto los anuncios del presidente Iván Duque de ofrecer un semestre para los estudiantes de los estratos uno, dos y tres, fue fuertemente cuestionada por la cooperativa del magisterio.   

 

El anuncio realizado en un viaje a la ciudad de Cali a finales de mayo, era más un anuncio para la galería. Una imposición que buscaba distensionar las protestas. Días después este ofrecimiento fue retirado y las negociaciones sistemáticamente dilatadas. “La estrategía del partido de gobierno es evidente, no negociar  esperar que la protesta se extinga, pero consideramos que esto es poco probable, pues se irá transformando en otras formas de reclamo. 

 

El gerente de Codema hizo un llamado para que el país adelante un proceso social que responda a las peticiones de los jóvenes, quienes ven con desesperanza su futuro, pues advierten la falta de oportunidades para el estudio superior y el desarrollo laboral o de emprendimiento.

 

Si mejoramos los índices de empleo simultáneamente se corregirá la pobreza que afecta al 42 por ciento de la población, junto a ellos se bajarán los índices de violencia y desplazamiento. En este sentido la protesta de los jóvenes y demás organizaciones sociales son más que lógicas, dijo el ejecutivo. 

 

Falta un pronunciamiento público de Confecoop y de la misma Federación Colombiana de Cooperativas del Sector Educativo, han sido gaseoso en una posición frente a la protesta social. Igual que la Confederación la dirigencia cooperativa no se ha comprometido con una posición de respaldo a los reclamos sociales advirtió Martínez. 

 

Los maestros a las aulas 

 

Manuel Germán Martínez M. señaló que el magisterio quiere regresar cuanto antes a las aulas para lo cual espera se cumpla con el cronograma para la vacunación de los docentes. 

 

Pero igualmente señaló que son necesarias medidas e infraestructura para poder adelantar las clases bajo parámetros de bioseguridad. “En muchos lugares del país las condiciones de los colegios y escuelas no son las mejores. incluso hay carencias en baterías sanitarias. De igual manera pedimos al Gobierno se instalen las estructura y se faciliten los equipos  tecnológicos para que no existan niños de primer o de segundo grado con acceso a educación virtual”, dijo. 

 

Por último Martínez señaló que teme que con la protesta social sigan los atentados contra los educadores quienes han participado de manera significativa en las marchas y han estado presentes juntos a su comunidad en las diferentes jornada.  

 

“No basta un pronunciamiento del presidente de la Confederación o de Fensecoop se necesita de verdad que hagamos presencia, que hagamos la denuncia en nuestros medios de comunicación, sino que nosotros apoyemos de manera firme todas estas actividades que apunten a ser un mecanismo de presión para que el Gobierno deje esa psicorigidez y que deje esos apelativos con los que ha pretendido señalar a los manifestantes”, dijo Manuel Germán Martínez Martínez, gerente de Codema. 

 

Related Posts