/* ]]> */
junio 19, 2024
PERSONAJES TECNOLOGÍA

TODO A LA MANO

Ir por efectivo hasta una entidad financiera o utilizar un cajero electrónico es exponerse al contagio del Covid 19. A pesar de las medidas, cada vez más estrictas, adoptadas por las autoridades para controlar el contacto físico y mantener esterilizadas las superficies en los intercambios comerciales y humanos el riesgo está latente, señaló Ramón Heredia Jerez ceo de Digital Bank Latam.

El ejecutivo en diálogo con Gestión Solidaria explicó que mientras muchas personas iban hasta sus bancos a cobrar sus pensiones, estos sitios se convirtieron en posibles focos de contagio debido a la aglomeración de público. El fenómeno no fue diferente en los países de América Latina donde la resistencia a la utilización de los medios digitales aún es evidente por la franja de la población de más avanzada edad.

El acceso a plataformas digitales, una conexión de internet o dispositivos adecuados para realizar las transacciones son algunos de los elementos que se convierten en barrera de entrada para este público señaló el experto. Como es tradicional en nuestra región un anciano va acompañado de algún familiar, entonces la entidad financiera se ve congestionada, la mitad está cobrando la pensión, otros están acompañándolos.

La aglomeración se puede superar fácilmente e incluso de manera mucho más eficiente, entregando tarjetas o haciendo transferencias. El mundo está a la mano en un segundo, desde un teléfono inteligente o una computadora las personas pueden hacer todas las transacciones. Ahí hay una responsabilidad del cooperativismo latinoamericano, el de dar acceso y utilizar todos estos procesos tecnológicos de manera inmediata.

Atrás debe quedar las reuniones de planeación y análisis. La pandemia aceleró todos los procesos y ahora quien no cuente con una plataforma adecuada desaparecerá durante las próximas semanas.

La vida será mucho más local e incluso las ciudades se descongestionarán, la gente volverá a la esencia del barrio, como crear un meta mercado esa será una oportunidad definitiva para las cooperativas, dijo Heredia Jérez.

Un proceso similar están viviendo los comercios de barrio, incluso algunas microempresas que han visto modificado sus sistema de venta. Mientras antes el vendedor imponía las condiciones a los consumidores, quien no tenga una oferta en la red, un sistema de distribución y una pasarela de pago, se verá rezagado, insistió el ingeniero que se ha dedicado a desarrollar adelantos tecnológicos para el sector financiero y cooperativo.

Las compras que tradicionalmente solo eran concebidas en efectivo, ahora dependen de un menor margen y una mayor trazabilidad para ajustarse a los requerimientos sanitarios. Todo esto con transacciones desde el teléfono con códigos QR o plásticos, aunque todavía haya quienes se resistan el mundo tendrá menos efectivo.

La entidades con actividad financiera y los comercios, sin importar sus tamaños, deben comprender las necesidades de un cliente cada vez más restringido en su movilidad, que evitará las aglomeraciones y deberá escoger un producto de acuerdo a las descripción que realice el comercio desde su página web o las redes sociales. Estos, los nuevos mercados.

Los nuevos actores

Las fintech, empresas de tecnología de última generación, tienen a su alcance a las personas y mientras otras entidades las tomó tarde la pandemia, éstas con sus bases de datos y el conocimiento de los usuarios tienen la posibilidad de atender mediante la inteligencia artificial a millones de personas.

Esta nueva realidad debe ser comprendida por las autoridades financieras, acostumbradas a regular entornos más estrictos y amenazados por organizaciones delincuenciales con capacidad de permear las entidades con grandes volúmenes de dinero.

“Curiosamente, al tener la información de cada transacción, los gobiernos a través de sus organismos regulatorios podrán contar con un perfil de cada usuario y a partir de ahí controlar los flujos ilegales de capitales”, dijo el analista.

De igual manera un comercio local que conoce su entorno puede ser más eficiente para sus clientes, incluso adelantarse a sus requerimientos.

A lo anterior hay que insistir en reforzar todos los procesos de seguridad para mantener la confianza en los sistemas y llevar de manera masiva a franjas de la población que hasta el momento no han sido bancarizadas.

En medio de toda esta situación la oportunidad está abierta y quienes comprendan el nuevo entorno sobrevivirán al mundo post pandemia, concluyó.

“Aunque la frase sea manida, el mundo cambió y después de la etapa de confinamiento las costumbres de los consumidores cambiarán”, dijo.

 

Related Posts