/* ]]> */
mayo 22, 2024
EMPRESAS PAÍS

El Llano merece un mejor trato: gerente regional de Canapro

El gerente de la oficina de Villavicencio cuestionó el poco interés que han tenido los Gobiernos Nacionales M respecto a los llanos orientales, lo que se advierte al ver el manejo que se le ha dado a la carretera.

Mientras buena parte de la clase dirigente afirma que la riqueza de los llanos orientales se debe a la explotación del petróleo y ahora a los cultivos de palma, que se utiliza para combinar con los combustibles fósiles, un fuerte movimiento social de la región cuestiona estas afirmaciones y pide un compro- miso definitivo para fortalecer la agricultura y la ganadería como el centro de la producción regional.

En marchas y protestas los llaneros sostienen que el bloqueo de la carretera, generados por el fuerte invierno, permitió exponer el abandono oficial en el que se encuentra la región.

Para Guillermo Morales, gerente de Canapro Villavicencio los derrumbes en la vía prendieron las alar- mas del Gobierno, pero no por el interés de mantener comunicada la región, por su relevancia en la economía y como despensa de buena parte del país, si no por la producción de petróleo que se ve afectada.

“Este es un problema que mantiene el punto de interés de la región desde hace más de cien años y llevamos 25 años en la construcción de esta vía. La región es una gran productora de riqueza, nosotros somos productores de un 75 por ciento del petróleo del país. Aquí hay una gran dificultad en los social, pero desafortunadamente este tema a pocos funcionarios les importa, pues la mayor preocupación se da

Guillermo Morales señaló que es momento para que el cooperativismo colombiano se cuestione en su decisión de enfocarse en hacer crédito de consumo como principal producto para sus asociados.

porque gran parte del petróleo no puede salir. De lo contrario pocos se darían cuenta” dijo el ejecutivo.

Morales insistió que la angustia de los funcionarios del Gobierno está realmente enfocada en el golpe que sufriría la economía nacional de no movilizarse la producción petrolera. “A nosotros como región, que hemos sido durante muchísimos años olvidados definitivamente no nos tienen en cuenta para nada. Cuando hablo con las personas de Villavicencio y de los demás departamentos de la Orinoquía la gran conclusión a la que llegamos es que nos toca asumir nuestra propia problemática. Si no nos quedaremos como hace 200 años, porque nadie nos pone cuidado, solamente cuando hay explotación petrolera, cuando surge algún problema de

violencia o cuando el petróleo sube o baja de precio; esta región sola- mente se tiene en cuenta por eso. Los llaneros tenemos que empezar a buscar cómo desarrollarnos y reconocer que nuestra economía no se debe mover por el petróleo”, dijo.

Oro negro sin trabajo

El analista insistió en que contra- rio a lo que se afirma el petróleo no genera el 25 por ciento de los puestos de trabajo de la región, eso es algo que se repite en cada discurso. Definitivamente los indicadores muestran que en la zona de Villavicencio el petróleo apenas genera unos 25 mil empleos. En realidad el grueso del empleo lo genera la parte comercial” dijo.

El gerente de Canapro Villavicencio insistió que el petróleo lo único que ha dejado ha sido una inflación local muy alta y aguas del subsuelo contaminadas, como se aprecia por zonas como Puerto Gaitán y gran parte de la región desértica a lo que hay que sumarle una expansión de los cultivos de palma que desvían una serie de ríos para poder producir.

“Lo que se está haciendo en el afán de industrializar el llano es destruyendo sus verdaderos recursos, lo que nosotros debemos industrializar es su agricultura que es la verdadera productora de empleo, señaló el ejecutivo.

En una investigación sobre pobreza rural Guillermo Morales advierte que con 300 hectáreas en agricultura en cualquier costo, se generan unos 124 mil jornales al año. Es así que al producir una 1135 hectáreas se generaron unos 300 mil jornales en un año. “Entonces uno puede decir que para superar el problema de la pobreza en Colombia se debe aumentar la producción agrícola con unos precios de sustentación. Por- que en algunos casos en el proceso de la comercialización por hectárea los campesinos pueden llegar a perder entre 10 y 12 millones de pesos en productos como la papa”, explicó.

SONY DSC

Bajar las tasas

En medio de la crisis generada por el cierre de la carretera las cooperativas llaneras han reducido sus tasas de interés y han implementado planes para evitar el deterioro de las mismas.

“Nosotros escuchamos por ahí la existencia de tasas de interés subsidiadas. Lo que no es cierto por-

que nosotros estamos en el libre mercado, dependemos de las circunstancias. Cuando uno escucha hablar de las tasas subsidiadas del Estado por estas circunstancias eso no es cierto, porque lo que se da es una reducción de éstas. El mercado no genera más demanda y por lo tanto las tasas tiene que bajar”, dijo.

Canapro también implementa los planes de alivio a sus asociados en medio de las circunstancias generadas por el cierre de la vía, pues toda la economía regional se ve afectada. Aunque su base social son docentes y algunos de ellos tienen fincas sus ingresos no dependen de la producción agrícola se podría decir que esta es un a población con cierta capacidad frente a las circunstancias.

“Ellos (docentes) no tienen un problemática tan fuerte como la tiene el campesino, los educadores se soportan por las cooperativas nuestras o por los ingresos anteriores que han tenido. Porque ellos tienen unos ingresos permanentes en el tiempo y eso les genera tranquilidad. Aunque no han llegado docentes que señalen ser agricultores y que afirmen que tienen problemas para el pago de sus obligaciones debido a problemas en las cosechas o la comercialización, ya se tienen listas las líneas de crédito para estas contingencias”, dijo.

Frente al crédito de consumo

Guillermo Morales señaló que es momento para que el cooperativismo colombiano se cuestione en su decisión de enfocarse en hacer crédito de consumo como principal producto para sus asociados.

“Debemos dejar de pensar en hacer tanto crédito para necesidades básicas, nosotros generamos mucho crédito para la compra de vivienda, para estudio, para gastos que debe- rían ser corrientes de una persona, pero es lógico que estos se cubran con financiación debido a los bajos salarios. Pero nosotros si debemos cambiar. Debemos cambiar el chip de las cooperativas y debemos empezar a generar créditos para el desarrollo productivo no solo negocios de subsistencia. Porque no sirven y con ellos lo único que se logra es endeudar a un persona que no nos va a poder pagar. Lo que debemos es generar industria, unirnos para determinar donde se está generan- do la productividad del país”, dijo.

Morales afirmó que desde el cooperativismo se debe crear una industria grande, donde se genere empleo digno. “Ahí podríamos generar una función real y ahí muchas cooperativas se podrían unir para crear negocios y empresas gran- des. Entonces se podría generar una rentabilidad para la cooperativa como para el mismo productor que se puede volver un inversor. Nosotros si debemos cambiar. Nos toca educarnos más en finanzas, en mercadeo, nos tenemos que enfocar más en la construcción de un espacio diferente. Tenemos cómo hacerlo, en el mismo cooperativismo hay mucha gente especializada en el desarrollo empresarial y de pensamiento económico muy claro. Todo eso debe utilizarse para empezar a cambiar”, concluyó.

Foto google

G

Related Posts