/* ]]> */
julio 18, 2024
EDITORIAL OPINIÓN

Lo humano vs la cifras

Lo humano vs la cifras

Todos los invitados a esta y anteriores ediciones coinciden en que el ser humano es el centro del cooperativismo. La posibilidad de atender sus necesidades y hacer sus vidas mejores, son el propósito con el que nacen las empresas asociativas, regidas bajo diez principios. Pero para poder atender a esos asocia- dos y comunidades donde están las cooperativas, fondos de empleados y mutuales se necesitan recursos, los mismos que se alimentan de sus propias actividades comerciales.

Para alcanzar la sobrevivencia empresarial muchas de éstas organizaciones se han concentrado en la eficiencia de sus negocios y de manera accesoria ha quedado el tema social. Muchos directivos y Consejos, en sus reuniones, miden la calidad de la entidad por el margen que su operación comercial arroja.

En su intervención la ingeniera Marcela Falquez advirtió que el tema de responsabilidad social forma parte, cada vez en mayor proporción, de la actividad propia de cada negocio. Lo que en un comienzo era parte de una estrategia de acercamiento a la comunidad, e incluso una actividad de mercadeo, ahora forma parte de los objetivos de la empresa. “Una empresa sin compromiso social prácticamente no tiene nada que hacer en el mundo de hoy”, dijo la especialista.

Esa bandera, que era parte de la esencia cooperativa, la están apropiando las grandes corporaciones, con una ventaja adicional. Ellas hacen mejor publicidad de esa acción. Cuentan al mundo los logros alcanzados, no solamente al interior de su grupo objetivo, sino de su públicos potenciales. Esos lazos se construyen con mensa- jes efectivos por todos los canales posibles, los virtuales y los físicos, los electrónicos y los sociales, este renglón forma parte de la actividad social. Poder contarlo…

Entre tanto don Vicente Pabón, gerente de Congente nos recordó que las cooperativas están para hacerle mejor la vida a los asociados y en momentos de frenos en el ciclo económico, donde los ingresos son menores para las personas y muchos de ellos entran en crisis, la Cooperativa a la que pertenecen entra a apoyar, con un primer paso. Com- prender su situación. A partir de ahí buscan soluciones conjuntas.

El llamado es simple, para aquellos que seducidos por la rentabilidad de sus empresas buscan la mayor eficiencia. Para que no devalúen la importancia de los social dentro de ellas, pero para que también escuchen a sus asociados. Hay que tener cuidado de creer que el cooperativismo se vive en los grandes clubes.

G

Related Posts