AL DÍA BOLSILLO PAÍS

Estamos comprando los sobrantes de exportación de otros países

Una nueva aplicación permitirá comprar directamente al productor, sin pasar por los intermediarios.

 

Cientos de productos agrícolas se ven al lado y lado de las carreteras de Colombia sus productores tienen muchas dificultades para poderlos llevar a los centros de acopio y venderlos a los mejores precios, muchos de ellos se pierden antes de llegar a los mercados, otros son regalados a la orilla del camino, la afirmación fue hecha por José Orlando Rendón presidente de la Unidad Nacional Agropecuaria – Confenagro.

En un llamado a la dirigencia nacional, el vocero campesino advirtió que los colombianos estamos comprando productos de excedentes de exportación de otros países, mientras que los nacionales se pierden ante la imposibilidad de una comercialización efectiva.

Los supermercados están importando cientos de toneladas de alimentos, que por sus características nutricionales, de empacado y conservación pierden su esencia nutricional. Aunque se ven en excelentes condiciones llevan meses de traslado de un país a otro cuando en Colombia esos mismos productos se pueden conseguir de manera fresca y a menor costo. Claro, con una inyección directa a la economía local.

El dirigente campesino explicó que desde el 2013, cuando se dio la movilización social y el Gobierno de la época desconoció el Paro Agrario nació la Confederación como mecanismo de integración en los departamentos. “Inicialmente hicimos asociaciones y cooperativas posteriormente, ya hace dos años, logramos conformarnos en las federaciones, 24 agremiaciones se unieron y con ellos se logró conformar el gremio más representativo en Colombia de los pequeños y medianos agricultores, que aglutina a 135.000 familias de productores agropecuarios, 630 asociaciones y cooperativas, en 310 municipios y en el 21 departamentos. Luego y de la mano de la Unidad Administrativa de Organizaciones Solidarias y del Ministerio de Trabajo se logró un apoyo en lo técnico técnico y también logístico, para conformar precisamente este gremio”.

El trabajo de integración se concentra en cinco áreas de apoyo a los campesinos y organizaciones productoras para la consolidación de un proceso empresarial; son estos la organización administrativa y financiera, los procesos de producción, fundamentales para garantizar la trazabilidad, el seguimiento  y entrega del producto al mercado, pero también a  la agroindustria y la comercialización para responder a los diferente nichos de consumidores.

José Orlando Rendón explicó que la utilización como referencia de un modelo asociativo de origen israelí, aplicado con el apoyo del Ministerio de Agricultura permitió parte de esta integración. Fueron creados los Centros de Desarrollo Rural, que son centro integrados a la comunidad. Donde se le da todo el apoyo al productor y se busca reducir los niveles de intermediación, que es donde realmente se quedan las ganancias de los productores.“Los supermercados están importando cientos de toneladas de alimentos, que por sus características nutricionales, de empacado y conservación pierden su esencia nutricional”, dijo Rendón.

Las cadenas de intermediación de insumos pueden encarecer un producto agrícola hasta en un 50 por ciento y muchas veces hasta duplicar su precio, señaló el experto.

Con la pandemia, las organizaciones agremiadas en Confenagro exploraron alternativas de herramientas virtuales, lo que permitió desarrollar una vitrina digital. En un trabajo inicial con la plataforma Cultivando Futuro donde los productores se concentran en resolver dos puntos fundamentales. Primero la compra de insumos. En una cadena encarecida por hasta cuatro intermediarios en promedio. es así que cuando un insumo llega al campesino, éste se ha encarecido hasta en un 50 por ciento, cada una con un amplio margen de ganancia. “Lo que llega al pueblo o la finca ya está sobrevalorado”, dijo

El otro punto; es la comercialización y venta de las cosechas para mercados, cada vez más exigentes, que buscan alimentos orgánicos, limpios de químicos, con procesos amigables con el medio ambiente. que también están plagados de intermediarios. Ellos encarecen los productos para los compradores finales. En cada una de las etapas hay un sobrecosto que la final paga el consumidor, además, el producto nacional termina siendo más costoso que el importando

Un ejemplo de como se encarece un producto, es el de la mora, que en época de cosecha se paga al productor en la finca a 400 pesos, pero en la góndola del supermercado la libra vale 2000 y hasta 2500 pesos. Los ejemplos son interminables, pero si esto se corrige todos en la cadena saldrían ganando, explicó.

Con la implementación de la nueva APP, que se encuentra lista para entrar en funcionamiento en noviembre, los productores esperan llevar los productos directamente desde la finca a la casa de los compradores. Este nuevo sistema reducirá costos, aumentará rentabilidades y hará posible el desarrollo de una nueva cadena de comercialización, explicó Rendón.

Desde la aplicación el ama de casa o el comprador puede hacer el pedido, que llegará varias horas después, pero de manera fresca, esto desarrollará sistemas de distribución, cadenas de frío y sistemas de pago, dinamizando todo el mercado nacional. Atrás deberían quedar los productos importados que en muchos casos vienen de refrigeraciones de meses y tratamientos con químicos necesarios para su conservación, señaló Rendón.

Por último el dirigente gremial explicó que dentro de la nueva aplicación, los consumidores conocerán todo el proceso de trazabilidad de los productos que van a consumir. Una verdadera garantía para las condiciones fitosanitarias que exigen los nuevos tiempos, concluyó.

La sobreoferta de productos importados está generando la pérdida de cientos de cosechas en el país, los campesinos prefieren regalar sus cultivos en vez de botarlos.

 

 

Follow Me:

Related Posts