AL DÍA COOPERATIVO Y SOLIDARIO ECONOMÍA

Necesitamos mejorar la supervisión para el fortalecimiento empresarial: Superintendente Solidario

Cambiar el modelo de supervisión de reporte simple a generar todo un proceso de análisis del riesgo y la viabilidad de las empresas de le economía solidaria son los cambios fundamentales que está implementando la Superintendencia de la Economía Solidaria.

Ricardo Lozano Pardo superintendente de la Economía Solidaria explicó que de un modelo flexible de control se pasará en los próximos meses a la implementación total de un sistema de de gestión prospectivo, participativo y efectivo, donde se manejen los riesgos y viabilidad de las empresas de la economía social.

El funcionario señaló que la sanidad de todas las empresas del sector solidario determinará la fortaleza del mismo y su incidencia en la economía.

“Especializamos áreas de la Superintendencia y le dimos fuerza al tema de supervisión por riesgo. El tema de supervisión basado en riesgo nace de un paso anterior que es una supervisión basada en riesgo. Entonces en una invitación, que yo he hecho al sector, para que asuman ese sistema de gestión empresarial como un factor de éxito y lo apliquen. El acompañamiento de la entidad permitirá alcanzar o mantener estándares mínimos para un desarrollo consistente y tener una estructura financiera sostenible”, dijo.

En un trabajo conjunto con Fogacoop, donde el Superintendente forma parte del Consejo de Administración y la Junta directiva de Fogacoop, es supervisado conjuntamente todo el sector de las cooperativas financieras. Las dos entidades combinadas dan recomendaciones a los planes de acción para las cooperativas, buscando asegurar que las empresas cooperativas de ahorro y crédito si están en una mala situación puedan ser recuperadas.

Ricardo Lozano Pardo superintendente de la Economía Solidaria señaló que la principal dificultad que tiene el sector es la formulación de planes y proyecto pues no realiza de manera estricta los estimativos necesarios para minimizar los riesgos de sus negocios.

Dentro de los procesos de modernización para la vigilancia y el control la Supersolidaria ha trabajado en la implementación de dos plataforma la primera, Sisbre: Sistema de Información Basado en Riesgos y Evidencias. “Esta nueva herramienta tecnológica consolida la información financiera de las entidades vigiladas. Por medio de una matriz de riesgos o mapa de calor, permite medir e identificar, de manera clara, las organizaciones solidarias que están en riesgo: bajo, moderado, alto y extremo; con respecto a su capital, activos, rendimiento, manejo gerencial, estado de liquidez; además de otras especificaciones de economía solidaria conocer información relevante del sector, hacer uso de esta tecnología y facilitar su autogestión.

El otro sistema denominado Midas: Matriz de indicadores de la Delegatura Asociativa. “Es un aplicativo tecnológico que se viene desarrollando en la Supersolidaria desde comienzos de año. Permite tener una visión general y consolidada de la información financiera de las Entidades vigiladas por períodos de tiempo, discriminarla por Delegatura, tipo de entidad, nivel de supervisión y realizar análisis vertical y  horizontal, de acuerdo con las cuentas principales del catálogo único de cuentas CUC; esto es activos, pasivos y patrimonio. Permite analizar el comportamiento financiero de cada entidad con respecto a los indicadores como la calidad de cartera, solvencia, nivel de endeudamiento, quebranto patrimonial y el fondo de liquidez”.

El Superintendente señaló que hay 41 entidades en vigilancia especial. De esas hay siete que están en proceso de recuperación y la entidad trabaja en lograr la recuperación de otras entidades a través de fusiones e incorporaciones.

“Lo que hemos encontrado es una constante de mala administración. En un análisis interno hemos descubierto cuales son las razones para intervenir las cooperativas y en la mayoría de los casos, el 90 por ciento, es mala administración. Donde esencialmente el perfil de los directivos no es el mejor. No tienen unos perfiles de experiencia y manejo. Con poco criterio para la toma de decisiones. Entonces se debilita el proceso de toma de decisiones acertada. Entonces eso genera que las decisiones no sean las mejores y llevan a las cooperativas a la toma de riesgos muy altos que cuando se concretan se quiebran” dijo.

Por ejemplo el proceso de otorgamiento de créditos es débil y cuando se otorga no se cobra bien. Entonces se da un doble efecto. Donde se advierte una debilidad de la parte administrativa y otra de la operativa, sobre todo a nivel profesional.

“Yo diría que hay debilidades generales, como todo, uno no puede pretender que un sector se maneje al cien por ciento en orden. Hay debilidades generales aceptables que son sujeto de mejoramiento y en eso estamos. Haciendo muchos planes de mejoramiento”, dijo.

Sin reporte

Dentro de las irregularidades identificadas por el superintendente Lozano Pardo advierte que tampoco están reportando la información todas las cooperativas que deben hacerlo, una entidad que se conforma como cooperativa tiene la obligación de enviar la información financiera. Pero hay cooperativas que se han creado y que no han reportado. “Hay un sector que no estamos vigilando adecuadamente. La invitación es que todos hagamos un consenso para cerrar el cerco a esas cooperativas que están por fuera de la formalidad y que nos reporten oportunamente la información”, dijo.

“En este momento la Supersolidaria ha identificado 8834 entidades del sector solidario, falta todavía depurar porque falta cruzar con Cámaras de Comercio a nivel nacional. En mi estimativo llegamos a unas 4500 a 4800 activas. Pero la gente siempre ve que son las mismas 300 o 500 o 3469 que reportan anualmente. Pero ese número es variable que si la gente quiere reportar y si no, no. Hubo un caso tan aberrante, donde se demuestra la falta de rigor del sector, y es el de una cooperativa que durante tres años envío el mismo balance, sin cambiar absolutamente nada. Claro salía del compromiso de reportar y nosotros no nos dábamos cuenta. Eso también era una falta de rigor dentro de la Superintenencia. Eso ya lo cambiamos. Eso ya no puede pasar, tenemos un sistema de control muy fuerte y eso no nos puede volver a pasar. Necesitamos llegar a las deficiencias del sector. Quienes no reporten recibirán un llamado de atención inicial y una multa que se está analizando según el nivel para ser ejemplarizantes”, dijo

Corresponsales en camino

Lozano Pardo señaló que el proceso para la implementación de nuevos corresponsales cooperativos va bien. Contrario a procesos anteriores se ha exigido un poco de rigor en la presentación de los planes, aunque con un poco de incomodidad por parte de algunas entidades que han visto como han sido devueltos varios proyectos. “Básicamente por una mala formulación técnica financiera. No tienen costos, no tienen una buena estimación de ingresos. El estudio de mercados es débil. Entonces sabemos cuando un proyecto está bien formulado y cuando no. Entonces hemos devuelto gran parte de los planes y les indicamos que hay que hacer. Les decimos: – Mire. Hágale el estudio de mercado. El estudio de costos. Presenten bien esta evaluación, el estudio de riesgos”, dijo.

“Para ser postulada una cooperativa de ahorro y crédito al programa de la Banca de las Oportunidades para la creación de los corresponsales cooperativos primero debe hacer un análisis de mercado. Saber exactamente donde le corresponde hacer una corresponsalía. Definir el tamaño, tener estándares sobre eso, Saber si lo hago más grande o menos grande. Hacer un análisis de las entidades con las que voy a trabajar con las corresponsalías. Es ceder el negocio a un tercero. En ese sentido tengo que tener una medida de quien me va a manejar a mi el negocio. Además de la parte de tecnología y la parte financiera que son fundamentales”, concluyó.

 

 

 

Follow Me:

Related Posts