/* ]]> */
julio 23, 2024
COOPERATIVAS PERSONAJES

El control a la morosidad, las tasas de captación y el control a la intermediación son el diario cooperativo: Vélez Góez

El aumento en la morosidad ha influido en la capacidad de colocación de créditos de cooperativas de ahorro y crédito y financieras. Estas empresas han visto además que las altas tasas de captación por parte de la banca y sus altos costos de funcionamiento están reduciendo su capacidad de intermediación, explicó Juan Pablo Vélez Góez gerente de Febor.

El directivo señaló que el costo del dinero está generando una cadena de factores que inciden en la reducción de los créditos colocados por el sector y que llevan a algunas empresas solidarias a reducir sus excedentes, lo que incluso lleva a algunas a ponerse en alto riesgo para su supervivencia.

Gestión Solidaria.: ¿Se habla de unas 40 entidades en dificultades, ustedes no están en ese grupo, pero cómo advertir qué es lo que puede estar pasando en todo el sector solidario, como interpretar esa situación?

Juan Pablo Vélez Góez: Se han conjugado este año, el tema de la morosidad, que es un tema bastante complejo. Algunos que adoptaron pérdida esperada, pero son la minoría, que al principio creíamos que la afectación fuerte iba a ser por pérdida esperada, pero no. Este año la morosidad ha impactado bastante en el sector a nivel general y la dinámica de las provisiones disminuye los resultados económicos. Eso por un lado. Por otro lado, el costo del dinero. Yo no sé qué está pasando, tenemos una DTF que amagó que iba a bajar, y continúa subiendo, parece un electrocardiograma. Digo, yo bajo un poquito, pero subo el doble ¿No sé qué está pasando, por qué continúa el dinero tan costoso? los bancos están captando a unas tasas exageradamente altas. Difícil que a nosotros nos dé para intermediar esos recursos al 15 al 16 por ciento ¿Entonces en cuánto tendría que ser la tasa de colocación, o sea? ¿Ellos están captando al doce por ciento? Los bancos están captando al 16 por ciento y hace unos días hubo ofertas del 16 por ciento y la tasa para colocar está por alrededor del 20 por ciento. Entonces ahí no nos da a nosotros. Claro, ellos tienen mucho más microcrédito y crédito de consumo, con una rentabilidad más alta, pero para nosotros que nos focalizamos en la libranza y en el crédito al empleado, son créditos que no nos da para colocarlas a menos de un 24 por ciento. Es el costo del dinero más la tasa de intermediación.

G.S.: ¿Entonces cómo están sobreviviendo con esas condiciones más los costos operativos?

J.P.V.G.: ¿Con qué estamos sobreviviendo? Con el capital institucional. Hace muchos años la superintendencia empezó con un cuento, -Vamos a crear capital institucional. Vamos a crear patrimonio propio para las cooperativas – y las que de pronto hicimos el trabajo en su momento y fortalecimos la reserva de aportes, generamos un buen patrimonio, con los aportes amortizados
que hemos crecido en patrimonio. Esas son las que podemos sobrevivir, las que viven solo del ahorro, están muy complicadas. La intermediación cada vez es más estrecha y no está dejando margen de utilidad.

G.S.: Pero ese colchoncito era el uno al cinco por ciento de la cartera y ahora con lo de la pérdida esperada se va mucho más allá y empiezan ustedes a calcular una pérdida que no estaba contemplada dentro del libro ¿Esa situación puede llevar a que algunas entidades se estrangulen?

J.P.V.G.: Pues es un tema que hay que entender y yo considero que el supervisor lo va a entender, porque no es una pérdida de operacional, es una pérdida por una transición del sistema de medición o de provisiones. Entonces es una pérdida contable. La plata que se está llevando al gasto para constituir las provisiones adicionales no es una salida real de dinero en las cooperativas. Es una provisión contable que tiene un efecto donde algunas entran en pérdida, pero es un efecto contable y que sabemos que se va a superar con el tiempo. Entonces yo sé que el supervisor lo va a entender y espero que no hayan intervenciones por acciones de ese tipo, como que la pérdida nos lleve a estrechar algunas entidades, ese margen de solvencia o incluso los pongan al límite o
toquen el capital mínimo irreductible, porque ahí hay algo que pasó también y es que nosotros colocamos una cartera con unas reglas de negocio que cambia. La regla de negocio es retroactiva. Es decir la cartera que yo coloqué hace cinco años, bajo la metodología de pérdida incurrida hoy la tengo que provisionar con pérdida esperada, pero yo hice los cálculos con pérdida incurrida. Es muy diferente si decimos: – bueno, vamos a hacer un punto de corte y de aquí en adelante toda la cartera que usted coloque con las reglas de hoy la va a colocar con pérdida esperada. Ahí sería menor el impacto. Sin embargo, es algo que hay que hacer. El cambio de metodología hay que hacerlo, lo que hay es que mirar cómo lo hacemos y cómo va a ser esa transición, sería mucho más sencillo
si la cartera de ahora en adelante tuviera una regla diferente.

G.S.: ¿Cómo competirle a los bancos que están captando tan alto y ustedes no tienen esa capacidad?

J.P.V.G.: Bueno, está duro el tema de la competencia con el sector financiero. Nos ha tocado buscar a nosotros como fondearnos y mantener los recursos elevados. Las tasas hace un año estábamos
captando al seis por ciento y hoy en un 14 por ciento no estamos siendo lo suficientemente competitivos. No alcanza y es que con esas captaciones estamos apalancando cartera que está colocada al
13 o 14 por ciento es un tema complejo, que nos toca trabajar, considero que en la eficiencia, el margen de intermediación se viene estrechando de una manera bárbara ¿Pero cómo lo solucionamos? Entonces lo primero sería ser más eficientes en la operación y lo segundo generar ingresos por otro lado. Nosotros venimos pagándole al sector financiero por las transacciones
que hacemos en cajeros automáticos por las transacciones que hacemos con tarjeta de crédito, con tarjeta débito. Es hora de cerrar ese circuito y que esas comisiones empiecen a ser parte de nuestros ingresos y nos ayuden a reemplazar ese ingreso que se está perdiendo por la estrechez del margen. Esa es una alternativa.

G.S.: ¿Cómo va ese aniversario?

J.P.V.G.: Son 87 años de ayudar a la gente a tener un mejor futuro y un mejor presente. Yo vivo feliz, porque es una cooperativa que ha logrado transformar las familias, transformar el futuro y el presente económico de la base social que eran empleados y pensionados del Banco de la República y ahora sus familiares, también para la comunidad y siendo ejemplo de una manera diferente de hacer empresa con la economía solidaria, para tener una sociedad sostenible. Desde el punto de vista económico hoy nos preocupamos mucho por el punto de vista ambiental, la sostenibilidad, estamos pensando mucho en la sostenibilidad económica de la sociedad. Con nuestro sistema estrechamos las brechas sociales y logramos un futuro más prometedor para nuestros asociados,
su familia y la comunidad. Eso ha hecho Febor durante 87 años.

 

 

 

 

Related Posts