/* ]]> */
junio 19, 2024
COOPERATIVO Y SOLIDARIO PERSONAJES

Recomponer la organización: Valderrama

El 2021 llevará a que muchas cooperativas y organizaciones solidarias dejen su área de confort y se centren en una mayor eficiencia operacional, concentrándose en atender a sus asociados con mejores condiciones técnicas, e interpretando además la realidad impuesta por la nueva economía.

 

Enrique Valderrama Jaramillo presidente de Fecolfin señaló que hay dos grandes capítulos sobre los cuales se va a centrar la actividad cooperativa para el 2021. El primero es la recomposición de las organizaciones cooperativas y solidarias. El segundo entender las nuevas condiciones impuestas por la economía, dentro de las que se encuentran las medidas ordenadas en materia de riesgo por el supervisor, con la que se busca llevar al sector solidario en igualdad de condiciones que la banca tradicional en materia de riesgo. 

 

La aparente seguridad con la que operaban las cooperativas de ahorro y crédito, así como el resto de empresas del sector solidario en todo el país, se ve afectada indiscutiblemente por las nuevas condiciones de la economía nacional. Mientras el país asiste a uno de sus mayores índices de desempleo de los últimos años y la economía se contrae debido a la pandemia y las restricciones impuestas por la misma, sólo el tener la casa en orden permite contrarrestar cualquier amenaza,  explicó el ejecutivo a Gestión Solidaria.

 

Las advertencia va más allá de una recomendación administrativa, se basa en los resultados de noviembre anterior, que muestran un promedio de 23 empresas con alguna dificultad en sus balances, debido a ineficiencias operativas. Aunque la situación no es grave, sí es un campanazo de alerta para tomar correctivos en el día a día de cada organización. Desde mejorar los procesos de cobranza; recalcular las tasas de interés a las que se captan y se ofrece el crédito; hasta evaluar los costos operativos, son algunas de las recomendaciones que hace el gremio financiero cooperativo.

Valderrama Jaramillo insistió en que hay que ir mucho más allá de entender que hay un estrecho compromiso entre el asociado y la cooperativa. Ahora es necesario entender el contexto en que se realiza la actividad, pues ninguna asociado está exento de verse afectado por la crisis económica. Incluso dentro de las mismas fortalezas del sector se advierte como mientras todo el mundo esperaba una corrida masiva de ahorros ante la declaratoria de la pandemia, por el contrario, muchos cooperativistas pre pagaron sus deudas, mantuvieron sus ahorros y en el caso de las cooperativas de ahorro y Crédito afiliadas a Fecolfin se dio un incremento de más de 26000 asociados.

 

“Nuestro compromiso es ahora con la sociedad. Con el proceso de reactivación de la economía. Reenfocando esos excedentes se pueden inyectar nuevos recursos para los emprendedores, empresas, trabajadores y nuevas cooperativas que se crearán bajo el marco de la Ley de Emprendimiento. Los mismos que ahora podrán ser vinculados como nuevos asociados a las cooperativas financieras”, dijo Valderrama Jaramillo. 

 

Es posiblemente el desempleo el mayor flagelo de la economía en este momento,  para lo cual los excedentes cooperativos y la inversión que las empresas solidarias puedan hacer en la recuperación de este tejido empresarial será fundamental. 

 

Entretanto las empresas cooperativas con dificultades podrán disponer de los Fondos de Reserva del Capital Institucional Para Protección de Aportes. Una cuenta destinada para respaldar los aportes de los asociados. Con estos recursos se aleja la amenaza de una intervención o la siniestralidad de alguna de las entidades que han reportado algún saldo en rojo.

 

La norma señala que cuando estos recursos sean necesarios se podrán utilizar y en la medida en que se de la recuperación económica el Fondo de Capital Institucional debe ser restablecido, alejando con ello la posibilidad de cualquier amenaza. 

 

El apoyo entre empresas cooperativas y la utilización de alertas tempranas es una medida de protección por parte del sector solidario, que se vería fuertemente afectado por un riesgo reputacional, o un rumor, que podría generar inquietud dentro de los asociados. 

 

A lo anterior se suma la modernización económica, un tema que ya no se discute. La principal preocupación es ¿Cómo lograr una red unificada, un sistema integrado que le dé a los asociados servicios en todo el país? Utilizando las redes de Conecta y Visionamos servirían de base para una gran red nacional, sobre un gran software institucional sería posible. La tan anhelada integración no estaría tan lejana. De ahí al paso de una marca compartida es posible, explicó el dirigente gremial.

 

Las normas de control que buscan poner a las empresas cooperativas a la par de sus competidores bancarios, implicarán las especialización de los equipos técnicos de riesgo, un mayor conocimiento del asociado y la utilización de nuevas tecnologías como la inteligencia artificial. Sin importar el tamaño de cada entidad, el cumplimiento de la norma que será obligatoria para 2022, obligará a las administraciones a correr durante todo este 2021. Definitivamente no es una tarea para dejar para última hora. 

 

Por último el presidente de Fecolfin advirtió que la utilización de los excedentes es un nuevo reto para las empresas cooperativas y solidarias, pues ante el exceso de liquidez y la posibilidad de colocar menos créditos, esos recursos podrían ser una alternativa para generar nuevos negocios de integración, con una alta relevancia para el país. “El sector solidario debe mirar en dónde más hacer negocios, pues desde Corporación Verde, no hay más ejemplos para mostrar, por lo menos en el corto plazo», concluyó.

Related Posts