/* ]]> */
junio 22, 2024
EMPRESAS PERSONAJES

Falta carne, sobra leche: Jenaro Pérez Gutiérrez Q.E.P.D.

Esta nota, una de varias realizadas por Gestión Solidaria a Jenaro Pérez Gutiérrez fue publicada en junio de 2015. El dirigente cooperativo falleció el pasado fin de semana. A su familia y colegas nuestro sentido pésame. 

Para asumir la dirección de la empresa, además de las firmas del gerente, Jenaro Pérez. No había ni escritorio y los miembros del Consejo de la Cooperativa Lechera de Antioquia, Colanta tenía una precaria oficina que debió ser adecuada para de Administración, el terreno donde se construyó la planta fue adquirido a crédito y solo se contaba con un camión que hacía varios recorridos para recoger la leche y atender a los productores.

Al momento de leer este artículo más de dos millones de litros de leche, base de un amplio catálogo de productos lácteos, que no solo son vendidos en el mercado nacional, sino que también tienen gran presencia comercial, fuera de las fronteras nacionales.

Atrás quedaron las épocas en que la cooperativa, (por entonces: Coolechera), de Donmatías, al norte del departamento de Antioquia, superaba las situaciones de quiebra, que pusieron a la Cooperativa al borde del cierre tres veces. Eran los albores de 1964, cuando un grupo de 65 productores iniciaron la actividad cooperativa buscando cubrir a Antioquia con sus productos. Las condiciones difíciles, y un mercado concentrado en grandes empresas, que en situación oligopolista incidían, incluso en las regulaciones de comercialización dejando por fuera de competencia a los pequeños productores.

Pero la historia tomo otro rumbo cuan- do un equipo de visionarios liderados por el médico veterinario zootecnista, Jenaro Pérez Gutiérrez, asumió la gerencia, “quien había desempeñado los cargos de Secretario de Agricultura del Departamento de Antioquia, director del Centro de Diagnóstico Veterinario del Instituto Zooprofiláctico Colombiano, y catedrático de la Universidad de Antioquia. En pocas palabras, Jenaro Pérez tenía el perfil ideal, y además, era ampliamente conocido entre ganaderos y entidades del gobierno”. (www.colanta.com.co).

En 1973 el médico veterinario y zootecnista fue delegado por recomendación de varios ministros de la época, que veían en el hombre con el mejor perfil para asumir la dirección de la empresa además de las firmas del Gerente, Jena- los camiones de la Cooperativa en dificultades. No había ni escritorio y la ro Pérez, y los miembros del Consejo Lechera de Antioquia, Colanta precaria oficina debió ser adecuada para de Administración, el terreno adquirido habrán recogido, como lo hacen poder atender a los productores que a crédito donde se construyó la planta.

Un cambio positivo

Los nuevos tiempos se empiezan a construir.“El nuevo Gerente propuso al Consejo de Administración el montaje de una planta de concentrados por ser me- nos costosa, sin embargo, era claro que los asociados deseaban una pasterizadora de leche. Así mismo, planteó la necesidad de cambiar el nombre de Coolechera (que así se llamaba La Cooperativa) por el de la sigla Colanta que significaba Cooperativa Lechera de Antioquia; al tiempo, se definió que el objeto de la Institución era la compra, pasteurización y venta de la leche captada a asociados y productores”.

“En el año 1974, y dada la precaria situación de Colanta, se hizo necesario bus- car recursos financieros para el desarrollo de los proyectos de la nueva administración. Por eso, Cofiagro, Corporación Financiera Agropecuaria aprobó un crédito por 20 millones de pesos. Adicionalmente, la Gobernación de Antioquia, a través de la Secretaría de Hacienda aportó cinco millones de pesos. Posteriormente, se aprobó un nuevo crédito por 20 millones de pesos por par te del Banco Ganadero y el entonces Idema, Instituto de Mercadeo Agropecuario, que prestaron 10 millones de pesos cada uno. Para otorgar estos créditos, Colanta ofreció como garantías, además de las firmas del Gerente, Jenaro Pérez, y los miembros del Consejo Administración, el terreno adquirido habrán recogido, como lo hacen poder atender a los productores que a crédito donde se construyó la planta Caribe, así como los equipos que comprarían con los préstamos y el propio edificio que se construiría en Caribe”: www.colanta.com.co.

42 años después de esos inicios y ante una historia plagada de múltiples decisiones estratégicas, la mayoría acertada Jenaro Pérez Gutiérrez muestra con orgullo, pero sin perder su modestia, como el camino recorrido ha dado frutos en cada una de las etapas de la Cooperativa.

Ha sido toda una vida profesional dedica- da a un sueño con convicción y compro- miso.Y así lo quisieron resaltar La Confe- deración de Cooperativas de Colombia y Confecoop Antioquia en un homenaje realizado a este líder cooperativistas en Bogotá el pasado mes de Junio.

Jenaro Pérez Gutiérrez gerente de Colanta afirmó que el cruce de los hatos actuales con variedades destinadas a la carne serían el primer paso para la transformación hacia una nueva oferta comercial en el mercado cárnico.

En su inter vención Jenaro Pérez G. afirmó que los créditos fueron paga- dos a cabalidad, bromeando un poco ante las insinuaciones de algunos asis- tentes que lo acompañaron en este proceso durante las más de cuatro décadas. “Yo estoy seguro que la plata se pagó, que haya llegado al banco es otra cosa”, dijo.

A continuación reproducimos algunas de las palabras de Jenaro Pérez Gutiérrez durante este sentido homenaje.

“Colanta garantiza el precio de litro de leche a los asociados de la Cooperativa y a aquellos que llevan el producido de sus fincas”.

“El 20 por ciento de los excedentes cooperativos de Colanta son entregados para ayudar a los municipios donde la cooperativa tiene presencia, muchos de ellos han exonerado a la cooperativa del pago del impuesto de industria y Comercio otros no, ustedes se imaginarán que clase de gobiernos tienen esos municipios”.

“El motivo de gran satisfacción com- partir este honroso reconocimien- to con quienes han acompañado a promover el sector rural a través del cooperativismo para evitar la migración del campo a las ciudades, porque donde haya hambre jamás podrá haber paz”.

“Cuando cursaba bachillerato en el Colegio de San José de Marinilla leí en el periódico que los colegios deben formar cooperativas. Entonces le fui y le mostré al Dr. Domingo Olivera, doctorado en Roma y este sacerdote, que era el rector dijo: – Perfecto monte la cooperativa estudiantil- y la formé. Esa cooperativa se encargaba de la comida de los estudiantes. Hicimos un teatro utilizando un recinto con una máquina de filmación de 16 milímetros y era a diez centavos la entrada viernes, sábado y domingo. Solamente “Tarzán y las Amazonas” valió 15 centavos y durante toda la semana el cine escolar se llevaba a diferentes colegios y ahí si era más baratica la boleta a cinco centavos”.

“Estudié en Inglaterra, cuna del cooperativismo y al volver a Colombia en 1971 los ministros Tulio Ospina Pérez y Juan Guillermo Jaramillo me dijeron: – está en quiebra la Cooperativa, trate de salvarla”.

“Un destacado dirigente empresarial me dijo: – Jenaro naciste en Entrerrios (An- tioquia), estudiaste en Inglaterra, donde nació el cooperativismo, ahora con montañeros brutos y pobres, no vas a ninguna parte. Pero la sentencia no funcionó, afortunadamente”.

“Mis jefes en Colanta son siete mil asociados trabajadores y 12 mil asociados productores. Esperamos vender este año, la no despreciable suma de dos bi- llones de pesos”.

“Convencidos de la importancia del sector hemos apadrinado a varias cooperativas, las cuales generan más de 1200 empleos directos, que unidos a las 200 mil familias que generan su sustento de Colanta demuestran la fortaleza del sec- tor solidario como gran generador de empleo, básicamente empleo rural”.

“Quiero aprovechar esta oportunidad para dejarles este mensaje, en Colombia como en el mundo sobra leche y falta carne, es decir adiós a la vacas de leche y produzcamos carne. En Colombia falta carne y en el mundo falta carne. Yo hago un llamado al sector rural para que produzcamos carne de una manera fácil: crucemos las vacas que tenemos cual- quiera que sea con la vacas Bos Tauros, especialmente de la raza rey de la carne en el mundo que es la Brangus, a Dr. Andrés Escobar, un bogotano muy ilustre lo lleve a un curso sobre la Berlin angus y vino convencido”.

Jenaro Pérez Gutiérrez con su visión ha coordinado la visión estratégica de la cooperativa y sus miembros, lo que ha llevado a esta cooperativa a ser la primera en el renglón agrícola nacional, ahora la posibilidad de transformar los hatos da a Colombia y nuevo potencias exportador que la llevaría a participar en el mercado de carne mundial, un sueño que Jenaro Pérez Gutiérrez quiere ver pronto.

 

Related Posts