AL DÍA COOPERATIVO Y SOLIDARIO EMPRESAS

Coodil, un escenario de inclusión laboral que rompe paradigmas

Por Uniminuto

Si en el bosque faltan los pajaritos ya no sería un bosque, la comunidad debe entenderse con esa metáfora del bosque, cada uno de nosotros es fundamental para poder desarrollarnos social, cultural, económica y políticamente”, Daniel Velásquez docente de Uniminuto

Jazmín Parra es una de las emprendedoras que hacen parte de la cooperativa de inclusión laboral Coodil. Su hijo tiene diversidad funcional, hecho que la llevó a buscar alternativas para poder dedicarle tiempo a su tratamiento. Por esta razón, decidió fundar Lácteos Juancho, una idea de negocio que pudo consolidar gracias a las enseñanzas de su abuela, y que se ha convertido en el sustento familiar.

“Años atrás la abuela nos había enseñado a hacer yogurt. Ellos tenían una finca entonces pasaron haciendo el curso en Umata, ella nos vinculó y así fue como aprendimos. Nos enseñaron a hacer los productos y para poder salir adelante ese fue un medio económico para realizar el tratamiento de mi hijo”, comenta Jazmín.

Por otro lado, Camilo Pinilla Ramírez, un joven con diversidad funcional, junto con su mamá Camila Ramírez ha logrado que la bisutería, a partir de material reciclado, sea su fuente de ingresos. Ellos realizan diferentes productos como relojes, manillas, prendedores, portavasos, los cuales fabrican con sus propias manos.

Camilo y su mamá iniciaron su negocio con el desafío de comercializar los productos que construían. “Yo tuve una experiencia con mi mismo emprendimiento en el que no me fue muy fácil acceder a espacios de comercialización porque por lo general uno se iba por la senda de estar pagando un stand, una feria independiente, entonces por ese lado no fue fácil”, agrega Camilo.

Historias como las de Camilo y Jazmín son el común denominador en Coodil, una iniciativa que nació con el propósito de romper paradigmas en torno al sector laboral y cooperativo para personas con diversidad funcional, adultos mayores y cuidadores.

De acuerdo con Daniel Andrés Velásquez, profesor del programa de Psicología de Uniminuto Virtual y a Distancia – UVD y gestor de la cooperativa de inclusión laboral: “este ejercicio es un proceso de trabajo acumulado de vida, con relación a generar pautas que permitan reconocer las diversidades en diferentes espacios sociales y comunitarios”.

Bajo esta premisa, los integrantes del grupo de investigación psicología, sociedad y desarrollo comunitario de Uniminuto, UVD, iniciaron el proceso para consolidar la propuesta que daría resultado a Coodil.

Nos fuimos barrio a barrio, salón a salón comunal, calle a calle buscando en la localidad de Engativá… Nos encontramos con algunos actores institucionales que nos permitieron encontrarnos con las poblaciones y poderlos animar a constituir una propuesta que transitara por este camino”, afirma Daniel Velásquez.

Este ejercicio inicial fue todo un éxito, en la medida que asistieron actores importantes dentro del escenario comunitario: personas mayores, madres cabeza de familia, cuidadores, personas con diversidad funcional y jóvenes, los cuales consolidaron un grupo heterogéneo, pero con un único propósito: trabajar para construir un futuro esperanzador.

Durante la fase inicial se construyó la identidad del colectivo, al tiempo que identificaron necesidades sociales y comunitarias que desde las acciones de Coodil podían transformar.

En el proceso se han vinculado estudiantes investigadores del programa de Psicología de Uniminuto UVD quienes han realizado sus prácticas académicas en este espacio y han interiorizado el espíritu del cooperativismo, lo que hace que no se desvinculen del proyecto, sino que aporten, continuando como miembros, sus conocimientos para fortalecer cada día esta iniciativa social. Al respecto, Madeleine Guzmán, graduada de Psicología de UniminutoUVD señala, “quiero transformar mi vida y al hacerlo sé que mi entorno va a transformarse, quiero también transformar la mirada que se conoce de la discapacidad, por lo mismo, podemos trabajar desde nuestras diversidades en colectivo y en comunidad”

En este contexto, esa idea que desde hace algunos años se comenzó a gestar en la localidad de Engativá, es una realidad y las 30 familias que hoy hacen parte de Coodil todos los días se levantan con el entusiasmo y la convicción de seguir contribuyendo con sus acciones en un proyecto cooperativo que hoy ha vendido productos en Canadá y China y que espera consolidarse en el mercado. Así lo expresa Jazmín Parra: “lo que esperamos de la cooperativa es crecer, que podamos salir adelante con nuestros emprendimientos y sobre todo por nuestros hijos, en mi caso, pues tengo un niño con diversidad funcional y entonces es una experiencia que él también aprenda a compartir y saber que también en equipos podemos salir adelante”.

Durante el camino, Coodil ha podido crecer y ayudar a la comunidad, como es el caso de una mujer en silla de ruedas, quien tuvo un accidente de tránsito y no podía arreglar su único medio de transporte ya que no contaba con los recursos económicos suficientes para hacerlo. En ese momento, de común acuerdo todos los socios de la cooperativa decidieron reparar la silla de ruedas de la señora y ayudarla a incorporarse nuevamente en sus labores diarias.

Al respecto, Camilo Parra, socio fundador de Coodil, agrega que en la cooperativa ha podido construir más que una idea de negocio. “Uno encuentra el apoyo en personas fuera de su núcleo familiar, que por más que uno crea que el otro está en beneficio propio, en realidad no; hay personas que trabajan para el bien propio y para el bien común”.

Los socios de este proyecto cooperativo esperan que más personas se sumen a esta iniciativa que ha venido ganando terreno en el sector laboral, en este sentido, Ruby Cecilia Echavarría Caro, integrante de la cooperativa y expresidenta señala, “yo invito a todas las personas que son cuidadores, madres cabeza de familia, niños con alguna condición de discapacidad a que hagan parte de COODIL, a veces no necesariamente tienes que hacer un objeto, crear algo, a veces el solo hecho de llevar tu mensaje a otro grupo de personas eso atrae, entonces no solamente tienes que producir, sino que también puedes vender hablando”.

Finalmente, este proyecto seguirá consolidándose como un escenario de inclusión laboral, logrando que más personas puedan romper los paradigmas que los han marginado del mundo productivo.

Follow Me:

Related Posts