Uncategorized

El Director General de la FAO pide un gran esfuerzo regional contra el repunte del hambre en América Latina y el Caribe

Graziano da Silva: “La región no puede quitar el apoyo que ha dado a los más vulnerables en los últimos años”

 

6 de marzo de 2018, Montego Bay – Es fundamental hacer un gran esfuerzo regional en políticas de protección social para acabar con la pobreza rural y hacer frente al repunte del hambre en América Latina, afirmó hoy el Director General de la FAO.

“La región no puede quitar el apoyo que ha dado en los últimos años a los más vulnerables”, afirmó Graziano da Silva al intervenir en un evento sobre Hambre Cero celebrado en el marco de la Conferencia Regional de la FAO para  América Latina y el Caribe (5-8 de marzo, Montego Bay).

Los países, dijo, deben mantener el conjunto de políticas, planes y programas de protección social que permitieron una reducción significativa del hambre y la desnutrición crónica en la región en las últimas décadas.

El último informe de la ONU sobre el hambre en la región desvela que, tras años de descensos continuos, el hambre en América Latina y el Caribe aumentó entre el 2015 y el 2016 en 2,5 millones de personas, pasando de 40 a 42,5 millones.

“El incremento ha sido especialmente significativo en Sudamérica, en gran parte debido a la desaceleración económica, crecientes tasas de desempleo y el deterioro de las redes de protección social en algunas economías importantes de la subregión”, afirmó Graziano da Silva.

En Centroamérica y el Caribe, en cambio, los niveles de subalimentación continuaron disminuyendo, y ambas subregiones mantuvieron la tendencia positiva en la erradicación del hambre.

Un gran porcentaje de la población de la región aún no tiene acceso a protección social, especialmente en el sector rural. Eso impide que los más vulnerables puedan romper las barreras de acceso a una alimentación saludable y a medios de vida dignos.

“Con toda la experiencia acumulada por los países, la FAO está convencida de que la región es capaz de mejorar la efectividad de sus políticas para llegar a los territorios y comunidades donde se concentra la inseguridad alimentaria”, afirmó el Director General.

Avanzar en dos frentes simultáneamente: hambre y sobrepeso y obesidad

El Director General instó a los 33 países reunidos en Montego Bay a luchar de forma simultánea contra la otra cara de la moneda: la epidemia global de sobrepeso y obesidad, especialmente alarmante en América Latina y el Caribe, donde la obesidad afecta al 20 por ciento de los adultos en 24 países.

“Tenemos que garantizar a todos el derecho no solo a la alimentación sino a una alimentación saludable y adecuada”, afirmó.

La promoción de la agricultura es clave para lograrlo, añadió resaltando que los agricultores familiares siguen enfrentándose a grandes limitaciones en su acceso a mercados, recursos naturales, financiación, seguros y servicios de extensión rural.

Graziano da Silva citó la compra de alimentos de la agricultura familiar o las transferencias de renta como un buen ejemplo de política social aplicada con éxito en varios países.

También es necesario, afirmó, poner en marcha políticas orientadas a la transformación de los sistemas alimentarios de la región para que sean más justos, inclusivos y saludables.

Related Posts

Deja un comentario