Empresa Generales

Podemos hacer nuestras plataformas: Luis Alfonso Marulanda Tobón

El gerente de Cotrafa Financiera explicó cómo la cooperativa antioqueña ha desarrollado una estrategia para expandirse y llegar a otros territorios entre ellos Bogotá.

Abrir nuevas oficinas soportadas sobre mediciones propias forma parte del plan aplicado por Cotrafa Financiera para ir ampliando su radio de acción como piden sus asociados y lograr nuevos a su base social.

Luis Alfonso Marulanda Tobón, gerente de Cotrafa Financiera señaló que sin importar el tamaño de las cooperativas estas se deben concientizar que deben actuar sin ningún complejo frente a la banca y cada vez tener mejores servicios para sus asociados.

Gestión Solidaria: ¿Cómo ha resuelto Cotrafa Financiera su estrategia de expansión?

Luis Alfonso Marulanda Tobón: La tecnología está empezando a avanzar a un paso agigantado. Entonces Cotrafa desde hace mucho tiempo implementó su sistema, inclusive en este momento ya tenemos redundancia fuera de Medellín, lo tenemos en Bogotá, con un centro alterno, donde nosotros podemos trabajar directamente con Bello. Apagar Bello y trabajar con Bogotá, en todas las oficinas nuestras. Todas son unidas y no tenemos problemas en la comunicación. En cuanto al tema de oficinas nosotros hemos ido creciendo lentamente, no en forma desordenada, en el año nosotros podemos abrir una o dos oficinas y también estamos incursionando en la oficina móvil. Entonces tenemos una oficina móvil en Urabá, otra en Antioquia y la otra en Cundinamarca. Estamos incursionando en eso como si fuera algo de oficinas propias, pero no se quedan en una población. También hacemos una implementación para mirar esa ciudad o pueblo como es, para que mañana o pasado mañana Cotrafa pueda tener una oficina allá, un asentamiento físico en ella. Estas oficinas móviles son equivalentes a una normal, con toda la tecnología. O sea que la persona va a la oficina móvil, allá le hacen todo el estudio, se escanea toda la documentación, se manda directamente a Bello, Antioquia, y en cinco minutos se puede saber si la persona tiene o no capacidad para un crédito.

G.S.: ¿Se podría considerar esto como una posibilidad intermedia?

L. A. M. T.: Si. Las oficinas móviles tienen toda la tecnología, ellos recorren los pueblos durante períodos de quince días o un mes y ahí exploramos esa población de cómo sería si tuviera una oficina física o determinamos si lo seguimos atendiendo a través de la oficina móvil.

G.S.: ¿Cómo se da al interior esa discusión?

L. A. M. T.: A nosotros nos critican mucho porque hay quienes dicen que nosotros vamos con esas oficinas móviles a comprarle cartera a las oficinas pequeñas. Eso no es así, porque nosotros hemos estado en todas partes, en Antioquia por ejemplo tuvimos ese problema de abrir oficinas donde había otras cooperativas a veces pequeñas o no pequeñas y arraigadas mucho en el pueblo y nos criticaban porque en el proceso se compraba mucha cartera y nosotros decíamos, no, lo que vamos es detener el avance de la banca, nosotros tenemos que preocuparnos por la banca porque nos estaba fallando, están queriendo destruirnos y nosotros no podemos hacer eso, tenemos que crecer, sin importarnos la banca, competir con ellos pero legalmente, financieramente no podemos competir, sin embargo hemos competido todo el tiempo, nosotros hemos sido vigilados por la Superintendencia Financiera desde 1998, cuando la crisis financiera y el Gobierno dijo que las cooperativas que captaban de terceros fueran vigiladas por la Superintendencia entonces Bancaria.

G.S.: ¿Cómo se fija entonces ese camino para que la Cooperativa siga creciendo?

L. A. M. T.: Nosotros tenemos los dos objetivos, seguir creciendo lentamente pero en oficinas, pero como digo, muchas veces esas oficinas móviles sirven para explorar el mercado de una población. Entonces nosotros en Bogotá ya tenemos una oficina móvil y ya miramos que en Facatativá podemos estar con una oficina física y se podría estar abriendo al final de 2017 o comienzo de 2018, Cotrafa ya tiene oficina en Funza, pero esta oficina fue creada con estudios diferentes, no directamente con la oficina móvil. Desde hace dos años estamos en Funza y nos ha ido muy bien, sin embargo en el centro de Bogotá no nos ha ido muy bien, las cooperativas no son muy apetecidas en el centro de la ciudad, nosotros tenemos tres oficinas en el centro de Bogotá donde no podemos decir que nos ha ido mal, pero tampoco como en Antioquia.

G.S.: ¿Qué elementos se deben tener en cuenta para abrir una nueva oficina?

L. A. M. T.: Para nosotros ha sido fundamental la tecnología, para nosotros es importante tener comunicación directa con esa oficina. En la central nuestra donde funciona Cotrafa, nosotros tenemos la comunicación inmediata. Entonces nosotros no tenemos nada que envidiarle a un banco. No nos podemos amedrentar por los bancos, pero sí tenemos la necesidad de una tecnología de punta y que podamos decir nosotros somos iguales, somos pequeños, pero iguales a los bancos para tener la comunicación directa, donde el asociado no tiene que desplazarse a una oficina principal a hacer sus pagos y sus ahorros, sino que en cualquier oficina lo pueda hacer, inclusive en este momento con Baloto tenemos esa posibilidad y en cualquier parte del país va y paga en Baloto y es directo, no es como una consignación bancaria que entra a las horas o al otro día, esa transacción entra en segundos a Cotrafa y está recibiendo su dinero o está recibiendo el pago de su crédito o sus abonos como aportes por lo que tengan que hacer, pero lo puede hacer desde cualquier terminal del país.

G.S.: ¿Qué se identifica del usuario en el uso de estas plataformas?

L. A. M. T.: Para nosotros es indispensable acostumbrar a la gente a usar estas plataformas para que no tenga que ir hasta las oficinas. Nosotros estamos buscando lograr la agilidad, por ejemplo estamos muy prontos a implementar la billetera digital para que la persona pueda hacer desde su celular los pagos o todas las transacciones que quiera desde su celular. Nosotros tenemos por ejemplo en Medellín en todo el Valle de Aburrá las transacciones de Empresas Públicas y del Municipio de Medellín que se pasa directamente por el punto PSE o por el punto Webservice se pagan los servicios directamente en Cotrafa y la persona no tiene que ir a ninguna parte, digitalmente entra a la página, tiene su contraseña y él mismo hace sus transacciones desde el teléfono, la tableta o el computador. Lo único que tiene que tener son sus ahorros en la cooperativa y tener la clave para poder hacer la transacción.

G.S.: ¿Hay alguna cifra que muestre este volumen de estas transacciones?

L. A. M. T.: En este proceso lleva tres años y el primer año hicimos casi tres mil millones de pesos en meros créditos digitales, y en 2016 llegamos a unos ocho mil millones de pesos en créditos. En la medida en que la gente va conociendo las plataformas se va metiendo. En muchos casos los servicios se venden por la multitud de gente que entre a las app, entonces esta plataforma es apetecida y todo el mundo entra a ver qué pasa.

G.S.: ¿Cuál es el resumen de la enseñanza?

L. A. M. T.: Así seamos cooperativas pequeñas es la tecnología la que va a mandar mañana y por eso es bueno que el que no la tenga empiece a implementar la tecnología. Es costosa, y si da con buenos ingenieros, que sepan cómo se hace técnicamente, cómo se hace con menos pesos. Muchas veces en la tecnología pasa que nos ofrecen programas costosísimos y a la mitad del camino no hay nada y se perdió la plata y se perdió el proveedor. Hay que hacer un proceso y conocer las personas y firmas que van a trabajar, que sean firmas confiables o hacerlo directamente nosotros. Nuestro 90 por ciento de la programación es nuestro, no dependemos de terceros, nosotros dependemos de nosotros mismos, es tecnología que hemos desarrollado lentamente.

G.S.: ¿Para algunos analistas es hacer doble labor poner la cooperativa a desarrollar programas?

L. A. M. T.: No, miremos que ahí hay muchas empresas ofreciendo el servicio de tecnología en línea, yo veía como cinco a o seis entidades ofreciendo lo mismo, empezando por Visionamos. Todos ofreciendo esa interconexión de cómo hacemos los pagos, cómo el asociado va a cualquier oficina y hace los pagos de cualquier otra cooperativa u otra entidad, pero somos muy cerrados los cooperativistas, nosotros no nos hemos abierto al comercio, estamos casi a punta de entrar ya con nuestros programas, con nuestras tecnologías a ofrecer esos servicios. Nuestra Webservice que utilizamos con la EPM y el municipio de Medellín y UNE fue creada por nosotros, entonces sí se puede.

Related Posts

Deja un comentario