Actualidad Empresa Uncategorized

Cuál será el mejor camino para que una cooperativa se expanda

La necesidad de extender el servicio a otras zonas o regiones del país es para las cooperativas más que una decisión de crecimiento un requisito para mantener buena parte de sus asociados, quienes tienen la urgencia de poder acceder a los servicios a los que están acostumbrados desde otros municipios o ciudades a la de su origen.

En medio de esta necesidad surgen para las administraciones diferentes posibilidades, la de inaugurar nuevas oficinas o colocar corresponsales bancarios, quienes apoyados con diferentes tecnologías pueden prestar servicios en múltiples horarios, tener la disponibilidad de recursos e incluso recaudar las cuotas de aportes y créditos.

Cual fuere la decisión la cooperativa debe definir el tipo de público que atenderá desde esta nueva solución o su estrategia de expansión y como es lógica esta decisión estará atravesada por el perfil del grupo de consejeros responsables de la mejor alternativa.

Víctor Hugo Camacho Correa, gerente de Cooptenjo señaló que muchas de las cooperativas del país, especialmente la de ahorro y crédito y financieras están en una etapa en la que determinar cuál es el camino para su expansión, especialmente territorial, es fundamental.

El perfil del asociado

El gerente de Cooptenjo (Cundinamarca) señaló que la decisión de expansión está fundamentada por el tipo de público que atiende la cooperativa, dentro de los perfiles se pueden identificar estereotipos que hacen el análisis algo sencillo, lo que no significa que sea éste definitivo.

En algunas cooperativas conformadas por una base social de personas mayores, la mayoría de pensionados, con alguna capacidad de dinero para invertir, preferirá la oficina física. “En medio de cuatro paredes siempre se sentirá respaldado en la solidez que en su mente y en su arraigo cultural tiene posesión del bien raíz de su casa. En una oficina evoca los cuatro muros de su casa, se siente seguro, se siente tranquilo, siente que está en algo firme”, dijo el ejecutivo.

Entre tanto el tema de la virtualidad le da tranquilidad a las nuevas generaciones, que no tienen ese arraigo y ese concepto cultural tan fundamentado en tener casa. “Si uno le pregunta a los millenials la casa está en su lugar 20 o 25 en la lista de prioridades de su mente.

“Si usted le pregunta a uno de la generación de la guayaba, antes de salir del colegio, ya estaba planeando cómo tener su casa, cómo hacer los muros y dónde hacerlos, en qué pueblo, en qué clima, incluso si en la finca del papá o en el apartamento de la mamá… y eso es un choque cultural. De ahí para mí nace de estar seguro o estar tranquilo entre muros o estar seguro, muy diferente a estar tranquilo en una plataforma virtual”, explicó Camacho Correa.

Muchas de las barreras a los servicios tecnológicos para algunos públicos cooperativos se evidencian en usos cotidianos. “Si un padre de familia hace mercado en la tienda de la esquina y ni siquiera asiste a la grandes superficies; imagíneselo comprando su mercado por celular; cogiendo su carrito virtual; acumulando productos y comprando con su tarjeta de crédito. Si jamás ha tenido una experiencia para eso que es tan sencillo como es hacer el mercado, ahora comprando un CDT o una cuenta de ahorros”.

A manera de anécdota, Camacho Correa destacó que: “El día domingo parte del plan es coger el periódico a dos manos y leer los avisos limitados, las aventuras y el crucigrama. Pues imagínese en la pantalla de la Tablet llenado el crucigrama, pues jamás se siente con la tranquilidad de haber leído el periódico, jamás siente haberlo leído, en cambio el muchacho, el millennials, qué se va a hacer con ese poco de papel, qué se va a encartar con eso. Son como esos referentes que están en la mente de las personas”.

Para tener en cuenta

El ejecutivo destacó que ya desde el punto de vista de empresa, la creación de una oficina es mucho más prestigiosa, pero es indispensable considerar que: “Es colocar toda esa parafernalia que necesita una oficina y para que dé punto de equilibrio toca por allá al mes 24 y eso en una población donde medianamente pueda pagar el arriendo y no necesite celador las 24 horas. Pero si eso lo vemos en un escenario muy urbano las pequeñas y medianas estarían condenadas a no abrir más oficinas. Porque a ¿qué hora superan los costos y cuándo se le saca a eso el punto de equilibrio?”.

Entonces, ante el panorama de los altos costos de una oficina, el sistema de plataformas y corresponsales y sistemas alternativos son las formas en que nos toca crecer. Porque así uno lo quiera y la tradición lo pida, los costos nos van a devorar, si lo que se busca es crecer a punta de oficinas físicas, explicó el ejecutivo.

Víctor Hugo Camacho destacó que al interior de los consejos, la discusión puede estar influenciada por múltiples factores. La clave podría estar en equilibrar la gobernabilidad, en tener públicos heterogéneos. “Si usted tiene un consejo de una cooperativa integrado por pensionados y juntas son pensionados, pues el pensamiento es muy homogéneo, incluso son consejos de cortísima duración porque, con mucho respeto, son como clubes de amigos. Pero en un consejo heterogéneo, donde haya un joven pilo en redes, una persona de edad, pero muy abierta a estas cosas, seguro que se logra una mezcla interesante, puede ser uno de los motivos. Esto no quiere decir que la persona mayor esté condenada a cero tecnología, ni que el joven esté cien por ciento con medios digitales y redes, lógicamente encuentra uno excepciones, pero yo sí considero que la clave estaría en hacer muy equilibrado el esquema de gobierno donde haya de todo”, dijo.

“Ahora hay que escuchar a todos los segmentos y si la cooperativa le apunta a un segmento de pensionados, listo. Ellos van a querer su oficina física, van a querer su papel, tener su formulario manuscrito, poner la huella, eso es un placer, es parte de la cultura. Pero también qué se pide, que se abran a nuevos segmentos y se den caminos múltiples, mantengamos el papel y la huella que mantiene tranquilo al adulto mayor, pero abramos las plataformas y la biometría para que se sienta tranquilo el sardino. Es como equilibrar esas fuerzas, es mantener caminos y canales para todos”, dijo.

El costo

Hacer una transacción de una plataforma puede equivaler a tener un costo en proporción de uno a quince frente al de una oficina, por ello es casi que evidente que para las cooperativas que buscan una expansión rápida a bajo costo las plataformas y los corresponsales son la alternativa.

“El gerente de una cooperativa que necesite expandirse tiene que mirar cómo virtualizar, que haga corresponsal, que no se meta en el embeleco porque sí… Sabroso la presencialidad, el aviso iluminado el domingo por la noche, espectacular, pero costoso”, concluyó Camacho Correa.

Related Posts

Deja un comentario