logo


El exministro y consejero presidencial sostuvo que un modelo que permita la formalización de los negocios de manera gradual sería la mejor alternativa para alcanzar una tributación superior.

Si Colombia no logra formalizar su aparato productivo, no alcanzará la tributación necesaria para el desarrollo que necesita. Así lo sostuvo el economista Frank Pearl al evaluar los resultados después de nueve meses de aprobada la Reforma Tributaria.

El exministro y consejero presidencial, quien asistió al Congreso Cooperativo de Confecoop en Cartagena, insistió en que el país debe entrar en la discusión de cómo desarrollar un modelo escalable para que los pequeños y medianos empresarios, no solamente en el tema tributario, sino también administrativo que le permitan crecer y actuar de manera formal ante las autoridades del Estado.

Gestión Solidaria: ¿Fue un error la Reforma Tributaria, al aumentar tres puntos del IVA cae un punto el crecimiento?

Frank Pearl: El tema de fondo de Colombia es que tenemos una economía informal, donde más de la mitad de la gente no paga impuestos relacionados con su actividad laboral. Tenemos un país donde dos millones de personas de 50 millones de habitantes están en el sistema tributario y donde hay unas dos mil o tres mil personas que pagan el 85 por ciento de los impuestos. Lo que hay que hacer es ampliar la base tributaria, formalizar la economía, formalizar para modernizar. En la medida en que la base tributaria se amplía razonablemente, quienes pagan impuestos van a pagar unos impuestos razonables y eso es lo que hay que hacer hacia adelante.

GS: ¿Pero al aumentar las tasas impositivas el efecto es el contrario, se reduce la posibilidad de formalización?

FP: Lo que hay que hacer es formalizar, pero también lo que hay que hacer es que en Colombia sea fácil hacer empresa y en el país hay muchas dificultades en ese sentido. Y los requisitos para tener empresas pequeñas o muy pequeñas o medianas, parecería que fueran los mismos que para la gran empresa. Entonces proporcionalmente la carga es enorme, por eso la gente decide estar en la informalidad, hay que cambiar eso. Hay que hacer una escalera para que la gente se formalice con unos requisitos mínimos y en la medida en que va creciendo su negocio, va aumentando la carga no solamente en términos tributarios, sino todos los requisitos administrativos para bajar los costos de transacción. Eso es lo que hay que hacer hacia adelante. Con esa gradualidad se da una escalera. La señora que tiene un puesto de dulces en una esquina y quiera formalizarse, tenga medios para hacerlo.

GS: ¿Ante la necesidad de una mayor formalización, insisto, los pasos dados por la tributaria no fueron contraproducentes?

FP: Todos somos Generales después de la guerra, pero la baja en los precios del petróleo y la baja de los precios de los minerales como el carbón ha sido equivalente al impacto que recibió la economía colombiana en la guerra de los mil días y en la crisis de 1929. Nunca habíamos tenido un impacto externo mayor en nuestra economía y hemos sido capaces de absorberlas. Ahora eso requiere un ajuste y no solamente de parte del Gobierno, sino de todos los actores. Pero miremos hacia adelante, porque eso es lo que importa. Hacia adelante lo que necesitamos es llevar el Estado y llevar empresas a todas las regiones del país. Pero no solamente llevando el Estado no vamos a solucionar nada. Cuando solamente hay Estado los flujos de caja del Estado se convierten en un nido de corrupción y están rodeados de informalidad, ilegalidad y criminalidad. Entonces lo que hay que hacer es llevar el Estado y llevar la empresa, para que esta genere riqueza formal, pero para llevar empresa hay que tener unas reglas de juego que sean fácil hacerlas, incluyendo a la pequeña para que la gente piense, puedo hacer un negocio y voy a ser formal. Los requisitos para ser empresa formal no pueden ser los de hoy, eso debe cambiar y la gente debe encontrar un incentivo, para que la gente diga yo quiero ser un empresario formal. Para que nazca pequeño un negocio o un puesto de dulces de la esquina debe tener incentivos para formalizarse y luego en la medida en que las empresas van creciendo gradualmente debe tener otros compromisos, pero lo que no funciona, ni aquí, ni en ninguna parte del mundo es colocar unos requisitos que son impracticables, porque eso lo que hace es que la gente se vaya hacia la informalidad y eso es lo que hay que cambiar.

GS: Se legisló para la gran empresa. ¿Se desconocen ejemplos como Corea donde su éxito empresarial se sustentó en la pyme, se siguen excusando los pobres resultados de la economía sobre la cotización internacional del petróleo?

FP: Yo lo veo totalmente viable. Pero en el tema de energía vamos a tener una etapa de transición, que no va a ser tan corta porque las tecnologías han ido mejorando, pero los costos de implementación de estas tecnologías son altos. Entonces por ejemplo la energía eólica se está desarrollando, la energía rural se está desarrollando. Pero la implementación a gran escala de esas tecnologías tiene por ahora unos cuellos de botella. Un ejemplo, en el costo de las baterías, eso tiene que solucionarse durante los próximos cinco, siete años, para que Colombia pueda empezar a mirar esas tecnologías de una manera más real. Mientras tanto necesitamos seguir produciendo lo que producimos, No vamos a tener las mismas fuentes de lo que teníamos antes. Entonces a mí me parece que estos cambios son importantes, porque es como en una familia. Cuando a usted se le bajan los ingresos decimos, bueno, miremos las fuentes y decimos empecemos a mirar los activos, eso es lo que tenemos que hacer como colombianos. Tenemos que entender que tenemos el país más biodiverso del mundo, que tenemos dos costas, somos una potencia mundial en turismo y nos damos cuenta que tenemos una cantidad de industrias y servicios que no hemos desarrollado y eso es lo que hay que hacer y al mirar hacia adelante escoger unos sectores, mover esos sectores y tener un sector empresarial y un aparato productivo que promueva la riqueza y que contribuya a la equidad.

GS: ¿Con este panorama cómo sigue influyendo el tema de Venezuela?

FP: En términos económicos Colombia ya absorbió el impacto negativo de lo que significaba los flujos de comercio con Venezuela. Era el primer socio comercial de Colombia. Hoy ya es un socio inexistente. El tema con Venezuela es mucho más complejo y va mucho más allá. Es un tema geopolítico y ello representa un modelo muy distinto, un modelo que los colombianos no queremos. Entonces el tema de Venezuela va a ser fundamental en los años que vienen en temas de política internacional de Colombia. Va a ser fundamental en relación con otros países de América Latina y con los EE.UU., no podemos funcionar aislados en el tema de Venezuela. Tenemos que funcionar en bloque, haciendo alianzas como continente, dentro de la comunidad internacional para darle una salida al pueblo venezolano.

GS: ¿Debemos seguir con las mismas formas diplomáticas en el caso venezolano?

FP: La diplomacia, según definió Dale Carnegie: “Es el arte de lograr que otros hagan con gusto lo que uno quiere que hagan”.

 El economista Frank Pearl señaló que Colombia deberá definir en corto plazo, en qué sectores hará mayor énfasis para alcanzar un desarrollo económico ante los golpes externos en precios del petróleo y de la minería.

Deja una respuesta