logo


Existe una necesidad evidente de mostrar y dar a conocer el modelo cooperativo mundialmente. Es un trabajo que va desde lo local hasta llegar a generar una conciencia pública que permee a las autoridades y gobiernos regionales que afectan su accionar mediante regulaciones, que muchas veces están en contra de su desarrollo. Así se desprende de la evaluación hecha por Charles Gould, director general de la Alianza Cooperativa Internacional.

El belga invitado principal Al Encuentro de Cooperativas de las Américas, en Cali, donde la cooperativa colombiana Coomeva fue la anfitriona, presentó sus reflexiones sobre los grandes temas que debe fortalecer el sistema cooperativo mundial, entre ellos la imagen pública que afecta el desarrollo del modelo solidario alrededor del mundo.

El apoyo directo que ejercen las cooperativas a los individuos y las oportunidades que éstas brindan para su desarrollo personal y colectivo es una fortaleza que se debe acentuar en los mensajes y publicidad que las empresas cooperativas tienen la responsabilidad de hacer, explicó el ejecutivo.

El modelo cooperativo al no tener un afán de crecimiento económico como objetivo principal permite el verdadero fortalecimiento de las empresas del sector, superar más fácilmente las crisis económicas y generar un tejido social donde la colaboración y la búsqueda de un fin común, logra organizaciones fortalecidas y enfocadas en sus integrantes.

En momentos en que el mundo ve como plataformas tecnológicas permiten el trabajo colaborativo se empieza a sembrar en las nuevas generaciones modelos mucho más altruistas que dejan de lado la competencia entre los individuos y el bienestar individual, como forma de éxito de vida. Los jóvenes comprenden cada vez más el trabajo en equipo y no como las generaciones anteriores que resaltaban los logros personales y económicos como el fin de una vida laboral.

Charles Gould dijo que la imagen pública de las cooperativas realmente necesita trabajarse. Claro ésta varía mucho en diferentes países. “Hace cinco años llevamos a cabo una encuesta de opinión pública con Ipsos, que es una firma global que se encarga de este tipo de trabajos y fueron a cinco o seis ciudades en el mundo. En esta región fue Bueno Aires como para tomar una muestra de las personas respecto al modelo cooperativo y hubo buenas noticias y otras no tan buenas y las que no son tan buenas es que la gente no sabe mucho frente al modelo cooperativo. Han oído algo, pero no saben mucho de eso. Pero la buena noticia es que tienen muy buenos sentimientos al respecto”.

Es evidente que los ciudadanos les gustaría saber más respecto al modelo, tienen buenas ideas, pero la información que reciben de las cooperativas quienes no están vinculados directamente al modelo ven poca información.

“La mala noticia es que la medición indicó que los encuestados consideraron que las cooperativas son muy pequeñas, no son innovadoras y piensan entonces que si crecieran tendrían los mismos problemas que tienen las grandes entidades. Tal vez es un tema de pensamiento de naturaleza humana que considera que si algo es demasiado pequeño no tiene futuro y si es muy grande va a ser corrupto” dijo.

El ejecutivo indicó que se diseñó entonces una campaña donde se resalta de tocar todos esos temas mostrándole que el hecho de ser pequeños, donde el ser tan local de hecho es una virtud, porque se pueden tocar temas como el impacto ambiental, así también como el mejorar las condiciones de vida.” Pero nosotros le mostramos a través de monitor global que ellos pueden escalar su crecimiento si se trabaja de manera departamental dentro de todo este modelo. Entonces se les puede mostrar el impacto paralelo que tienen las cooperativas con un ejemplo que muestra a cien millones de personas atendidas por el mejor sistema de salud”.

Gould reconoció que podría resultar frustrante para las empresas cooperativas del mundo que el mensaje tenga un eco relativamente bajo, mientras el público en general espera una ganancia inmediata tan apenas se transfiera el modelo cooperativo a sus empresas locales. “Pero tomando algunos casos, como el ejemplo presente de Coomeva en Colombia, que tomó 50 años para tener un crecimiento constante y estable que puede motivar a las personas a creer que la cooperativa puede crecer en diferentes direcciones”.

El ejecutivo ve una oportunidad única, en momentos en que las nuevas generaciones tienen una mentalidad más colaborativa en su desarrollo laboral y empresarial. “Tenemos ahora el apetito de avanzar, parte de esta urgencia es porque notamos que parte de esta generación ve el modelo cooperativo de manera distinta a como lo veían las generaciones anteriores, ahora los jóvenes tienen más el enfoque de trabajar en comunidad. En el pasado era más- Yo guardo el secreto como un tesoro para mi.- Pero hoy se mueven muy al estilo Wikipedia. Es la generación que dice, – tengo información que quiero compartir y ésta empieza regarse, entonces, todo el mundo empieza a ser ayudado mediante lo que yo sé”.

Una muestra del trabajo colaborativo es el que se desarrolla a partir de plataformas tecnológicas como Uber y en Biandbi, donde hay personas que se comparten información y entonces se desarrolla una economía compartida.” Lo malo es que a éstos les falta precisamente el corazón del modelo cooperativo, porque están prestándole mayor beneficio y mayor ganancia a quienes crearon las plataformas que a aquellos que la alimentan y acuden a ellos porque la necesitan. Este funcionamiento es muy similar al modelo cooperativo de 1800 está ahí y entonces ellos lo que necesitan es que les guiemos y les digamos sobre estas ideas cooperativas”, dijo.

Para que entonces el modelo cooperativo se vuelva el preferido por las personas se va requerir que nosotros le mostremos como hacerlo, los eduquemos le hablemos al respecto y le mostremos que hay mejores formas, Para lograrlo debemos difundir los siete principios cooperativos. “Tenemos que intentar tener éxito y llegar de una manera más estratégica y más clara para que las personas puedan llegar a absorber el mensaje”, dijo Gould.

“Nosotros nos hemos enfocado en cómo crear dos ideas claves para poder concientizar a las personas en el modelo cooperativo y la primera es involucrar a las personas, hacerlas participar, mostrarles que ellas en una cooperativa tienen voz, todos tienen voto, y hoy cuando las personas se sienten emocionalmente desvinculadas de las grandes corporaciones, de los modelos globalizados, considero que este es el momento para ayudarlas a concientizarse de eso” dijo.

El ejecutivo dijo. “Usted ve corporaciones que durante 10, 15 o 20 años crecieron maravillosamente y un buen día cayeron, nosotros estamos aquí para quedarnos y para mostrar un modelo sostenible en el tiempo”.

Llevando el mensaje

Charles Gould resaltó que la ACI está promoviendo una campaña para enviar estos mensajes. “No es una campaña estandarizada porque nosotros no somos un modelo estandarizado”, lo que hicimos fue empezar con un video al que titulamos “¿Qué tal si? Y empezamos preguntas con esa frase. Ejemplo: ¿Qué tal si el mundo girará en torno a x cosa? ¿Qué tal si nuestros hijos pudieran tener esto o aquello? Es con ese modelo de preguntas que se promueven las ventajas del modelo. Al final nosotros le damos la respuesta y les decimos: – Bueno eso ya está aquí a través de las cooperativas, en el mundo bancario, en el mundo social, el mundo agropecuario, es diferentes…”.

La pregunta que se transmite mediante un video, es la base para que todas las empresas cooperativas en el mundo construyan sus propios mensajes. No sólo que lo traduzcan. Dijimos cójanlo y tradúzcanlo con sus palabras, cambien las imágenes de manera que se aplique a su realidad local. Entonces mantengan la pregunta ¿Qué tal si? Y esa respuesta es una carga emocional que ayuda a las personas a conectarse. Hasta ahora 20 países han adoptado este modelo”.

La estrategia requiere mucho más que como montar un video y comprar tiempo en la televisión, de sacarlo y mandarle un mensaje a la gente, es un tema de impacto, de como todas las personas son tocadas con ese mensaje, explicó.

Todos participan

Charles Gould explicó que otra herramienta para la promoción del modelo cooperativo a nivel internacional es un magazine que se llama El Mundo Cooperativo donde participan las 300 cooperativas más grandes del mundo. “Es más fácil empezar un trabajo con las cooperativas más grandes, que con las más pequeñas, pero hicimos y construimos esa base de datos con tiempo, hoy tenemos más de 2000 cooperativas vinculadas”.

En el magazine El Mundo Cooperativo se trabaja para profundizar cada vez más en los problemas económicos de cada país, para poder ampliar esta cobertura con el tiempo, lo que nos dice el monitor, es que las cooperativas han crecido y esto se aplica a lo largo de los años, no importa su crecimiento o su decrecimiento financiero, las cooperativas siguen creciendo a través de los años.

“El monitor mostraba que estas 300 cooperativas crecieron en promedio un siete por ciento, con una ganancia de 2,5 trillones de dólares al año. Y si vamos a mirar el producto interno bruto de los países esta cifra equivaldría a la economía de los siete países más grandes del mundo”, dijo.

Este crecimiento y representatividad de las cooperativas es un mensaje importante para las personas que hacen las políticas internas en cada país, quienes de esa manera pueden tornar su mirada para decir que tipo de negocios o asociaciones van a apoyar. “Cuando ven que las cooperativas generan ese tipo de impacto positivo se inclinan y no es tanto de las cooperativas más grandes hablamos de las cooperativas locales”, dijo.

Los funcionarios que fijan las políticas locales pueden comprender con estos ejemplos, que las cooperativas no están enfocadas en maximizar las ganancias, “ellas no están por los aires, están muy focalizadas mirando los fundamentos, para ellas es muy importante que los asociados tengan un bienestar y también es importante porque se preocupan por el ambiente, por la economía, por como todo esto se equilibra. No tienen el interés de crecer exageradamente y esto hace que no tengan el riesgo de caer con la economía y ofrecen entonces un modelo equilibrado”, dijo.

“Entonces consideramos que se puede lograr un bienestar del individuo, logrando un crecimiento económico y también en su vida. “Usted no podría pensar en las personas que han logrado su máximo bienestar sin afectarse de alguna manera con el tema financiero, pero hoy el tema tiene tanto que ver con empleo, con posibilidades de vida, con oportunidades de ser empleados de hecho. Así que nuestro modelo es lograr que se integren en la idea cooperativa, tanto lo social como lo económico, por ejemplo: veríamos a las personas que tienen su tierra y la siembran, no se ven como empleados de una cooperativa y es más fácil que ellos se puedan ver como miembros socios, y entonces cuando vimos eso, dijimos cuál es la condición de un empleado dentro de una cooperativa y nos dimos cuenta que a diferencia de otros modelos de negocio, en el modelo cooperativo las personas tienen una mejor vida por sus ingresos”, dijo.

Durante los próximos quince años la ONU tienen el modelo de una vida sostenible y en la medida en que nos enfocamos en ese objetivo el modelo cooperativo ganará una mayor relevancia. De esta manera, lo social y lo económico se equilibrarían en la búsqueda del bienestar de la población. “Así que ambas cosas necesitan estar integradas, porque las personas necesitan una respuesta para un buen vivir, pero necesitan estar ligado con eso a su parte económica. Y la cooperativa está diseñada de tal manera que todas esas decisiones puedan tomarse juntas. Esto no significa que las cooperativas no tomen decisiones perfectas y que no haya desafíos de gestión y de gerencia, pero la idea es que podamos hacer eso y manejarlo de alguna manera”, dijo.

“Esta visión de bienestar y desarrollo ha sido posible desde hace 122 años cuando en 1895 los miembros de los movimientos cooperativos en todo el mundo, era una idea bastante nueva, se reunieron en Londres y dijeron, nosotros queremos crear un movimiento internacional en el que podamos aportar y aprender los unos de los otros, paralelamente en ese momento había movimientos globales sobre sindicatos que estaban viendo como hacían para la defensa de sus movimientos civiles, así que en ese contexto era bastante importante; donde se decía -reunámonos y miremos como hacemos para crear mejores ideas para ayudarnos los unos a los otros. Ahora tenemos miembros en cien países; la idea es segura, la idea es entendible y está bien asentada”.

Deja una respuesta