Opinión

Santander tierra que enamora

Feb. 2017

Me voy a tomar una licencia, poco frecuente en está páginas.

En las pocas veces que he ido a Santander he tenido la misma sensación. La velocidad del día se detiene, el sol es cálido y su aire es puro, aunque los habitantes de su ciudad capital, Bucaramanga, insisten en que ellos también sufren de los atascos del tránsito, sus calles amplias permiten el disfrute de una ciudad sosegada y limpia.

En sus pueblos la tranquilidad no es menor. De calles empedradas que suben y bajan de la montaña permiten recorridos plácidos, donde se descubre en cada puerta, cada fachada, ventana y balcón la historia. Esto se ve en Zapatoca, San Gil, El Socorro, San Juan de Girón y una lista que va hasta completar 83 nombres, donde las plazas se convierten en lugar de encuentro fresco a la sombra de un gran árbol y el tiempo se detiene para el disfrute de propios y extraños.

En las pocas horas que estuve en Bucaramanga no fue difícil descubrir la queridura de sus gentes, desde el exquisito plato servido por Nelly, hasta el postre compartido con Daniela, el optimismo de un joven ejecutivo llamado Javier y la firmeza de sus gentes para decir las cosas, hacen de esta raza un ejemplo para seguir.

Mucho nos falta por contar de esta región, que no solo es historia, también es ejemplo de emprendimiento y desarrollo, pues a lo tradicional se suma una mezcla de modernidad e industria, como en Barrancabermeja que mira no solo el mercado local, también al mundo entero, donde los empresarios santandereanos esperan llevar sus productos.

Hemos dedicado pues buena parte de esta edición a Santander, por ser uno de los departamentos donde más se vive el cooperativismo, desde la época de la colonia con la Revolución Comunera, hasta su consolidación con la ayuda de la iglesia Católica y los sindicatos del siglo pasado, sus gentes de palabras directas, mirada sostenida y sonrisa permanente nos inspiran para pensar que en vez de una visita, este lugar de la patria es para considerarlo como una vivienda permanente, de donde pocos se quieren ir.

Un cambio

Acorde a los tiempos y pensando en nuestros lectores en todo el país a partir de nuestra siguiente edición Gestión Solidaria será un medio netamente digital. Con este cambio esperamos implementar nuevos formatos de audio y video que de manera complementaria a nuestra edición escrita le dan al cooperativismo colombiano y las empresas del sector solidario una plataforma para contar sus iniciativas e incidencia en la vida económica colombiana.

Related Posts

Deja un comentario