Actualidad

Cooperativas son Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad: Unesco

La Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) ha reconocido a las cooperativas como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, en la reunión del Comité intergubernamental que se llevó a cabo el pasado 2 de diciembre en Adis Abeba, Etiopía, y a propuesta de una delegación de representantes del movimiento cooperativo alemán, concretamente de la Hermann Schulze-Delitzsch Society y la Friedrich-Wilhelm-Raiffeisen Society, informó el Observatorio Español de la Economía Social.

webaptopix-france-unesco_exceConcretamente, Alemania presentó la candidatura para que “la idea y la práctica de compartir intereses colectivos en cooperativas” fuera declarada Patrimonio Cultural Inmaterial, lo cual fue aprobado junto a otras 15 propuestas culturales de 46 países”.

Según la candidatura presentada a la Unesco, una cooperativa “es una asociación de voluntarios que suministra servicios de índole económica, social o cultural a sus miembros con vistas a mejorar su nivel de vida, resolver problemas comunes y propiciar cambios positivos. Basadas en el principio de subsidiariedad, que parte de la base de que la responsabilidad personal está por encima de la acción del Estado, las cooperativas permiten crear comunidades gracias a los intereses y valores compartidos por sus miembros, a fin de aplicar soluciones innovadoras a problemas muy diversos de la sociedad: desde la creación de empleo y la ayuda a las personas mayores, hasta la revitalización urbana y la ejecución de proyectos de energías renovables”.

Adicionalmente se resalta que “Cualquier persona puede participar, con los miembros también podrán adquirir acciones de la asociación y tener voz en su futura dirección. El sistema pone a disposición préstamos a bajo interés a los agricultores, artesanos y empresarios.”

En su argumentación la Confederación Alemana de Cooperativas Raiffeisen destacó; “Hoy en día, alrededor de una cuarta parte de la población de Alemania son miembros de una cooperativa, que además de los agricultores y artesanos, incluye el 90 por ciento de sus panaderos y carniceros y el 75 por ciento de sus minoristas. Algunas cooperativas también se han creado específicamente para que los estudiantes adquieran experiencia. conocimientos y habilidades asociados son transmitidos por las cooperativas, universidades, la Confederación Alemana de Cooperativas Raiffeisen, la Akademie Deutscher Genossenschaften, el Hermann-Schulze-Delitzsch sociedad alemana y la Sociedad Alemana Friedrich-Wilhelm-Raiffeisen.

La iiciativa de los cooperativistas alemanes fue radicada desde 2013 en un trabajo que fue complementado durante este período con múltiples documentos que sirvieron de apoyo para la decisión tomada por los participantes en la reunión Adis Abeba, Etiopía.

En Colombia el cooperativismo llegó hace 85 años y en la actualidad existen 3.890 cooperativas con una base social de 6.053.129 asociados y genera 188.952 puestos de trabajo. Así mismo en los últimos 12 años han realizado una contribución de 808.500 millones de pesos a la educación formal del país según fuentes del Ministerio de Educación y el Icetex, informó Confecoop.

Desde ahora el movimiento cooperativo forma parte, de manera oficial, del patrimonio mundial común, lo que debe traducirse en una mayor protección y salvaguarda, por parte de gobiernos y agencias mundiales, de las cooperativas y las organizaciones que velan por su continuidad, concluyeron analistas españoles.

<RECUADRO> Finalidades y definiciones La Convención de 2003, que es el primer instrumento multilateral vinculante para la salvaguardia del patrimonio cultural inmaterial, está basada en los acuerdos internacionales, las recomendaciones y las resoluciones existentes en materia de patrimonio cultural y natural.

La Convención sirve de marco para la concepción de políticas que reflejen el pensamiento internacional actual en materia de preservación de la diversidad cultural y de salvaguardia del patrimonio cultural inmaterial. La Convención tiene cuatro finalidades principales: ■ Salvaguardar el patrimonio cultural inmaterial. ■ Garantizar el respeto del patrimonio cultural inmaterial de las comunidades, grupos e individuos interesados. ■ Sensibilizar a nivel local, nacional e internacional a la importancia del patrimonio cultural inmaterial y a la necesidad de garantizar su reconocimiento recíproco. ■ Fomentar la cooperación y asistencia internacionales. A los efectos de la Convención, se entiende por patrimonio cultural inmaterial los usos, representaciones, expresiones, conocimientos y técnicas –junto con los instrumentos, objetos, y espacios culturales que les son inherentes– que las comunidades, los grupos y los individuos reconocen como parte integrante de su patrimonio cultural. Este patrimonio se puede manifestar en los siguientes ámbitos: ■ Las tradiciones y expresiones orales, incluido el idioma como vector del patrimonio cultural inmaterial. ■ Las artes del espectáculo. ■ Los usos sociales, rituales y actos festivos. ■ Los conocimientos y usos relacionados con la naturaleza y el universo. ■ Las técnicas artesanales tradicionales.

Related Posts

Deja un comentario