Actualidad

La solución estuvo en nuestras manos: Coomproriente

De ser un grupo de vendedores ambulantes que congestionaban las calles de Sogamoso ahora son los dueños, en Tibasosa, Boyacá, de una de las centrales de abastos más modernas del país.

Sin ayuda de la clase política, la administración departamental o municipal, 235 comerciantes de Boyacá se unieron y pusieron en marcha una de las centrales de abastos más moderna de Colombia.

coomprorienteCambiar la mentalidad de los asociados que veían en la ayuda estatal algo indispensable, para lograr desarrollar un proyecto de estas dimensiones, fue el paso fundamental para alcanzar el objetivo de la Central de Abastos Coomproriente. La cooperativa Boyacense tocó varias puertas desde la administración local, la departamental, hasta la banca oficial, sin embargo, sólo se recibieron desplantes y en algunos casos hasta cuestionamientos por considerar que el proyecto estaba sobredimensionado para un grupo de comerciantes que había nacido de las calles de Sogamoso.

En 1999 la alcaldía de Sogamoso quería desocupar sus calles y evitar la fuerte congestión que se daba alrededor del terminal de transporte. Era un grupo de 300 vendedores ambulantes de frutas y verduras que apenas hacían para mantener sus precarios puestos. La solución fue entonces reubicarlos en un lote, que se convertía en barrizal con el invierno. Años después, fueron traslados al clausurado matadero municipal, donde en improvisados puestos, cada uno luchaba de manera desordenada para poder vender los productos de la región.

Promesas de las alcaldías que avivaban la esperanza de un sitio digno para sus puestos de ventas llevaron a la Cooperativa a esperar pacientemente una tras otra a las administraciones, sin que la solución llegara. Sin decírselo abiertamente estos comerciantes eran vistos con cierto desprecio, pues sin contar con los recursos eran tratados más como un problema social, más que como una alternativa de emprendimiento para la zona.

En 2005 y 2006, después de muchos años de rogativas y reuniones infructuosas la Cooperativa asume una nueva posición. Con un capital de 308 millones de pesos, inicia un proceso de ordenar sus libros contables, poner en orden la casa, e inicia un proceso de capitalización.

Para los primeros pasos fue indispensable organizar un equipo contable, adquirir programas para los mismos, seguir los consejos de la revisoría fiscal y fijar en un plan de negocios con los nuevos proyectos.

Se empieza a gestar la idea de reubicar a los comerciantes en un nuevo lote, y posteriormente construir una central de abastos, tan competitiva como Corabastos, Codabas, La Mayoritaria de Medellín, Centro Abastos de Bucaramanga y otras del país.

coomproriente22La visita a estos lugares permitió conocer qué era lo malo, pero sobre todo lo bueno de estas centrales, lo que sirvió de ejemplo para proyectar el nuevo compromiso hacia 2009, dijo a Gestión Solidaria, Alfredo Díaz, gerente de Coomproriente.

En 2009, para comprar el nuevo lote fuera de Sogamoso, eran necesarios nuevos dineros, en ocho días cada uno de los 235 asociados sobrevivientes aportaron, cada uno, 500 mil pesos, el capital semilla era aún incipiente, millón 600 mil pesos por cada asociado, para poder construir la infraestructura de los 60.000 metros cuadrados.

Se consiguieron más 140 mil toneladas de material para asentar el terreno, hacer diseños, pedir las licencias de construcción, el proceso se pudo concretar a pesar de la aparente poca experiencia, pero apoyándose en el ejemplo de las otras centrales del país.

Cuando llega la etapa de la construcción ya eran necesarios otros dos mil millones de pesos. Pero ¡dónde conseguir ese dinero?

Se buscaron préstamos, subsidios, aportes, nadie respondió- “Después de tener detenida la obra siete meses, esperando una respuesta, una tarde un directivo de un banco oficial nos dijo que porqué habíamos hecho un proyecto tan grande. -Uno lamenta, cuando se escucha a una persona con ese cargo decir que nuestra visión era muy grande. Definitivamente con ellos no se pudo, lo que era nuestra máxima esperanza. Ellos ven en las cooperativas y al cooperativismo con mucho riesgo económico”. Al final el préstamo lo asumió el Banco de Bogotá, sin tantas trabas y condiciones.

Pero la mayor ganancia se dio con el cambio de mentalidad. Atrás quedó la idea arraigada de una dependencia de la clase política. Los comerciantes asociados en Coomproriente asumieron una nueva posición frente a su compromiso personal, mayor información y la toma de conciencia de la necesidad de formación en su actividad como empresarios permitió que asumieran su actividad de una manera profesional.

Una visión para todos los del campo

<body text> Alfredo Díaz recalcó que este ejemplo dado por los cooperativistas de Coomproriente debe servir para que otras organizaciones, entre ellas las campesinas, dejen atrás esa dependencia de las organizaciones privadas, entidades oficiales o grupos políticos y asuman de manera autónoma el desarrollo de sus negocios.

“Atrás deben quedar la búsqueda de subsidios, préstamos o ayudas. Existe un problema cultural y lo conocemos todos los boyacenses y en buena parte del país, y es que no hemos podido romper con esas ideas de pedir la ayuda… Asociarnos sí puede funcionar, es ahí donde toca trabajarle fuerte al campesino. Mostrarle que agremiados podemos lograr grandes obras, como nosotros estamos mostrando, con humildad. Pero sí se le puede mostrar a todos los colombianos que se puede hacer empresa sin la participación directa del Estado, para el mejoramiento de la calidad de vida de quienes participan en ella”.

“Hay que generar la confianza en el modelo de agremiación, en nuestra experiencia fueron momentos difíciles, cuando las cosas no iban bien, decirle a la gente vamos a capitalizar para hacer este proyecto. Y ese factor confianza fue lo que nos llevó a ese gran logro” agregó el ejecutivo.

Ahora en libros la cooperativa vale unos 13 mil millones de pesos, pero con los ajustes exigidos por la Niff la cifra podría alcanzar unos 25 mil millones de pesos. “El solo hecho de la compra del predio en 2009 de 535 millones de pesos, los 60 mil metros y donde cada metro costo 10.600 pesos y ahora ante la presencia de la central de abastos cada metro se valoriza en la zona a 250 mil pesos, ahora el solo predio a precio comercial está superando los 10 mil millones de pesos.

Reduciendo la intermediación en la cadena

En momentos en que el país asiste a un nuevo paro agrario y de camioneros, la Central de Abastos de Coomproriente actúa como un regulador de los precios de los alimentos y le permite a los productores mantener un mejor margen sobre sus productos. El fenómeno es el resultado de la reducción de la cadena de intermediarios, que en otras centrales de abastos del país puede llegar a ser superior hasta cuatro veces o más.

El proceso de compra de los productos por parte de los comerciantes de la cooperativa se da prácticamente en la fincas, en acuerdos de mutuo respeto con los productores, cada vez más informados.

Adicionalmente la ubicación estratégica de la Central de Abastos de Tibasosa permite el acopio y abastecimiento para departamentos como Casanare, Arauca, Vichada y obviamente Boyacá, porque es ahí donde llegan todos los productos y se distribuyen.

Es clave entender que la asociatividad sí da grandes resultados, pero la fuerza se da principalmente del grupo de personas que esté a cargo de esa agremiación; en sus directivos. Hay agremiaciones donde hay personas que no tienen esa visión, ni la proyección del negocio mismo. A veces se buscan directivos que no tienen ni la más remota idea de que es una cooperativa”, dijo.

Al final yo diría que nos falta mucho, afianzarnos en la comercialización entre las propias cooperativas, en nuestro caso, entre las cooperativas de productores, ellos a través de cooperativas comercializadoras podrían hacer grandes acuerdos comerciales y afianzar esos nexos comerciales entre las propias organizaciones solidarias. “Para eso debe existir mucha confianza entre todos los integrantes de la organización porque la sensación que todavía existe es que hay mucho interés particular, desconociendo que hacen parte de una gran empresa, si eso se entiende, la cooperativa crece y le puede dar grandes resultados a todos sus asociados”.

 

Foto: boyacaradio.com

Foto2: periodicoeldiario.com

 

 

Related Posts

Deja un comentario